Capítulo 16: Iñaki Urrutia (1ªparte)

|

Iñaki Urrutia presenta "El día después" en Movistar plus y está de gira con su espectáculo de comedia "Esto no es un concurso", un monólogo humorístico de comedia "pura y dura". Pero, ¿cuáles son sus primeros recuerdos athleticzales?.


Mis primeros recuerdos con el Athletic son muy directos porque, claro, yo tenía cinco y seis años cuando ganaron las dos últimas Ligas, que es cuando empiezas a recordar las cosas y a que mepiecen a grabarse en tu memoria y en tu mente. Así que recuerdo perfectamente que éramos un equipo campeón. Yo era un niño que vivía en Barcelona y mi padre, que era de Berango, me inculcó lo de ser del Athletic. Ves que tu equipo gana y se te graba muy a fuego. Toda la familia era del Athletic, así que mi afición fue de una manera natural y encima si ves que tu equipo está ganando y es campeón pues se te queda.


Recuerdo la final famosa con el incidente con Maradona, fue el primer partido del Athletic que vi por televisión; pero sobre todo los fines de semana con “Carrusel deportivo”. Mi padrino Manolo, que es sevillano y que era del Betis, venía con mi padre a su bar a jugar a las cartas y tenían carrusel puesto de fondo. Entonces, mucho del fútbol que vi en mi infancia y mi adolescencia fue en el bar de mis aitas. En aquel bar, al estar cerca de un colegio mayor, había muchos catalanes y muchos malloquines sobre todo. Recuerdo que casi todos eran del Madrid o del Barça. Aunque como el Mallorca estaba en primera unos cuantos eran de su equipo natal.


En mi entorno no recuerdo a nadie más del Athletic, de hecho, mi hermano Josu que es dos años menor que yo era muy fan de Arconoada, entonces teníamos al “enemigo” en casa porque mi hermano es de la Real. Sólo por Arconada, no por otra cosa. A mi me gustaba mucho Sarabia y recuerdo a Julio Salinas que era como de los jóvenes y le veías en el primer equipo. Y a Goikoetxea, recuerdo mucho su figura porque encima era de los que iba a la selección. El Mundial de Mexico 86 lo recuerdo con bastante nitidez. Goiko era como buf, fíjate.


IÑAKI PORTADA 1


Hice todas las colecciones de cromos, habidas y por haber, del mundo cuando era niño. El cromo de Zubizarreta, tenerlo, me gustaba mucho. Como siempre me han gustado mucho los porteros, he sido muy fan, y no podía ser de Arconada porque ya lo era mi hermano, que Zubi fuese un mito y además portero de la selección era como “jo, Zubi”. Para mi fue un desastre que se fuera al Barça, pero bueno. Mi adolescencia con el Athletic fue un penar por las sombras. Lo recuerdo como bastante dramático, la época en la que estuve más “desenchufado” del fútbol. Si no has visto ganar nunca pues bueno, pero como yo recordaba a un equipo campeón, pues de repente no estar ni en las quinielas, fue una época durísima. Pero, eso sí, recuerdo tener esa esperanza con Julen Guerrero. Tenemos a nuestro Maradona aquí.


Sobre todo me acuerdo del subcampeonato con Luis Fernández, que nos clasificamos para la Champions. Esa imagen de Luis Fernández, usando la ikurriña como capote, fue tan icónica de decir “madre mía, a ver si con este tio lo conseguimos y volvemos”. Eso me pareció icónico. Aquel partido contra el Zaragoza lo viví en el bar de mis padres.


Lo primero que me regalaron, ostras, pues creo que fue una camiseta. Dudo de si fueron unas medias. La camiseta me la pudo regalar mi padrino Manolo y recuerdo que era clásica, no debía ser ni Adidas, imagínate si era clásica. De principios de los ochenta. Me la ponía muchísimo, a saber dónde estará. Era el único niño que andaba por allí con la camiseta del Athletic. Por supuesto, claro. Yo era un bicho raro en Barcelona, es así, y se suma que fue la época en que el Athletic deja de ser un equipo campeón, lo que te crea una cierta inquina al equipo regente como era el Barça, donde todo el mundo es del Barça y tú no, y te crea un mal rollo de decir, “madre mía, quiero que perdáis hasta a las chapas”. Mi partido del año era contra el Barça.


Mi primera vez en San Mamés con el Athletic fue un partido contra el Osasuna, igual ya tenía catorce o quince años, ya era mayorcete. Ver San Mamés, con el campo lleno, fue muy impactante. Antes había estado un par de veces viendo a la selección de Euskadi. A Bilbao llevo yendo desde que tengo uso de razón, he pasado navidades y veranos. Por ejemplo, mi prima Miren, que jugaba al fútbol en el Bizkerre, mis primos me inculcaron definitivamente ser del Athletic.


F.elconfidencial.com original cf3 ddf fa3 cf3ddffa3127afa1d00e0cd089765182


De pequeño me contaban en casa sobre todo de Iribar y de Clemente, aquello de que se lesionó porque si no habría sido un jugador de época, la típica cantinela que oía mucho. En mi habitación tenía un poster de la Liga 86-87 puede ser. Con Biurrum de portero. Lo tuve colgado dos o tres años. Como por entonces los jugadores no se movían tanto, un poster te valía para varios años, ahora ya no.


Mi aita fue a Bilbao, a un viaje que fue sólo para ver a la familia, no recuerdo bien, fue a un restaurante y le regalaron un poster pegado a un marco de madera, con el Athletic vigente campeón de Liga y Copa. Bueno, pues ese cuadro estuvo colgado en el bar de mis aitas mucho tiempo, luego se lo llevaron al pueblo. Un día me di cuenta que llevaba años sin estar colgado, lo cogí y ahora preside el salón de mi casa del pueblo. Lo colgué con toda la ceremonia, hasta por Twitter.


Cuando el nuevo campo no estaba terminado, disfruté mucho de un empate a uno contra el Madrid con gol de Ibai anda más salir al campo. Me encantó ese partido por la emoción de ver saltar a Ibai, que además es muy amigo, y ver el golazo. En el campo suelo estar más calmado, en casa soy más de dar voces y de gritar, pero aunque viva sólo. El otro día me di cuenta de que grité estando sólo y me dije “pero para qué”. Estaba emocionado y grité.


Me he dado cuenta de que me gusta muy poco sufrir. Entonces, por ejemplo, en la época esta en que nos ganaba siempre el Barça y era todo muy amargante, para mi el Barça es el enemigo público número uno, recuerdo la Supercopa del 2015 con mi amigo Julián López en un concierto. Entonces saca el móvil Julián y dice “que vamos 4-0” y digo “¿cómo?”. No lo vimos, pero no porque perdiéramos sino porque no quiero sufrir. El partido de vuelta no nos lo perdimos y ganamos la Supercopa.



MATERIAL FOTOGRÁFICO

Exclusivo para "La hora del Athletic"

Segunda fotografía: redes sociales de Iñaki

LA HORA PREMIUM

REACCIONANDO

ÚLTIMO PODCAST