Capítulo 5: Marino Lejarreta

|

Mis primeros recuerdos, cuando era niño, son calendarios del Athletic con la plantilla y el león detrás, y ya con jugadores un poco más tarde. Seguía los partidos por la radio porque por televisión poca cosa. No se recibía la prensa en casa todos los días así que tampoco estaba muy al tanto de la Liga, ni tampoco en casa había mucho forofismo. Desde siempre con Iribar como referencia personal porque era un icono del Athletic y del deporte en Euskadi, al menos para mi. La bicicleta entró en mi vida tempranamente, a los dieciséis años empecé a competir, pero el Athletic seguía siendo una referencia absoluta en casa y en el entorno, era lo que más llamaba la atención.


De chaval me gustaba el fútbol de defensa y a veces de portero, donde menos estorbaba. Quería, pero era malísimo, ni era técnico ni rápido. Recuerdo que estuve interno en los Salesianos de Deusto, unos siete años, y en las fiestas del cole todo el mundo se quería apuntar a todo. Donde nunca entraba era en la selección de fútbol, jugaba un poco a baloncesto, balonmano, corría y cosas de esas.


Al primer jugador que conocí y con el que mantengo una relación de amistad fue Andoni Goikoetxea. De hecho, creo que la subida a Urkiola que hacían los jugadores del Athletic empieza con él. Me comenta que quería subir y nosotros le trajimos una bici y le condujimos en la subida. Él decía: “quiero ir más rápido” y le respondíamos: “no, vete tranquilo que luego al final petas”. Íbamos Andoni, Leanizbarrutia, Gorospe y yo. Fue muy bien, lleno de ganas, hasta que pasó penurias al final. Pero lo consiguió y supongo que lo comentaría en los vestuarios y por eso empezaron con la tradición que creo que han retomado este año y donde he coincidido con ellos.


A partir de ahí fui conociendo a más jugadores como Dani, con alguno como Génar Andrinua incluso relación profesional y más cercana en Forum Sport (él como presidente y yo como vicepresidente unos cuantos años) y Clemente como entrenador. Estuve en el vestuario del Athletic en la época de Goikoetxea, tenía relación con ellos de ir a algún partido que otro. Entrar allí, a un lugar que admiras... te da emoción ver el alma de un equipo como el Athletic. Una cosa llevaba a la otra, vas a Lezama, ves los entrenamientos, pasas por el vestuario...


MARINO REGALOS


En la Vuelta a España del 83 coincidí con el Athletic en Valencia, cuando se jugaban la Liga en la penúltima jornada. Éramos referentes, el Athletic en la Liga y yo en la Vuelta. Con quien más hablaba de fútbol era con Goiko y también recuerdo hablar mucho con Manolo Delgado, teníamos mucha relación a principios de los ochenta. Años después con Dani Ruiz Bazán. Recuerdo que a modo de homenaje, cuando me retiré del ciclismo, me regaló un trofeo que él tenía como mejor jugador de Euskadi o alguna cosa de ésas. También tengo un balón firmado por todos los jugadores del Athletic de la 88-89 con las firmas ya difuminadas y unos guantes que me dedicó Juanjo Valencia.


Estreché la mano de Zarra y estoy orgulloso de haber conocido y haber tenido una bonita amistad el Txopo Iribar. Tener ese “tú a tú” con esa gente te hace sentir muy a gusto. Iribar, además de haber sido mi ídolo deportivo, luego es una persona muy cercana con la que he tenido buen feeling. Cuando estás con él siempre tienes la referencia de quién ha sido y quién es. Si no hace ninguna trastada, que en Iribar es impensable, lo tienes idolatrado para toda la vida.


Hice también el saque de honor durante las fiestas de Bilbao, en un partido con Génar de capitán y contra el Bayern Munich. Era la parte final de mi carrera y además estaba convaleciente de la caída que tuve, estaría ya sin corsé ni nada. Me lo propusieron y yo me quedé flipao, salí al campo con todo el público y fue una historia muy bonita. Tengo las fotos guardadas y tal. No había ido a muchos partidos, alguno contado seguramente, la sensación de que la gente te aplauda y de la hierba y el campo te llama la atención. Le di a la pelota sin hacer nada raro, sin llamar demasiado la atención.


MARINO SAN MAMES


Recuerdo que en aquel partido debutó Julen Guerrero y que hubo comentarios “ese chaval ¿quién es?”, decía uno que estaba allí, “tiene buena pinta...” fíjate quién ha sido después. En otro partido, contra el Barça, me dieron la insignia de oro y brillantes del Athletic. Hicimos una comida en Ibaigane y me acuerdo que no vino el presidente del Barça sino su segundo, Nicolás Casaus. Me dijeron que había que llevar traje y corbata, de las pocas veces que me lo he puesto en mi vida, y estuvimos viendo el partido en el palco. Un orgullo que alguien que no es del mundo del fútbol tenga ese honor. Estaba muy emocionado.


El partido más excepcional, de los más emocionantes que he vivido en San Mamés, en directo, fue contra el Manchester United, que allí habían dado un recital y a la vuelta otro tanto. Estuve a punto de ir al partido de ida. Hablando con mi hijo él también quería ir pero al final tampoco pudo. Era una oportunidad de oro en la vida de poder ir a un campo tan mítico como ése. La idea era, si total nos van a eliminar y fíjate lo que pasó.


En el campo, cuando el Athletic mete gol, todo va por dentro. No soy muy expresivo, me lo como todo. Y en casa incluso más. Sufriendo y con emoción pero más bien callao. Lo relativizas porque sabes lo difícil que es conseguir un triunfo que depende de muchas circunstancias y que a veces no salen las cosas como uno desea o le corresponde. Es complicado conseguir títulos, hay muchas dificultades. Ir a Europa compromete mucho y se terminan las temporadas muy tocado. Quizás haya más opciones en la Copa donde a un partido la garra y la lucha tienen su valor. Me gusta la filosofía del Athletic y cómo lo hacen. Para el Athletic siempre será complicado, con esta filosofía y sin ella porque habría que tener un presupuesto alejado de las posibilidades del club.


A San Mamés, al viejo, empecé a ir más tarde, en la segunda mitad de los años noventa, a partidos de Copa y Europa League que me invitaban. Mi hijo es socio porque heredó el carnet de su abuelo, pero yo no soy muy asiduo a los partidos. Me gusta ir de vez en cuando. Claro, siendo profesional no creo que haya ido a partidos de fútbol. Luego, de director del equipo, a alguno que igual ha coincidido... recuerdo uno de Copa contra el Mallorca.



MATERIAL FOTOGRÁFICO

Fotos saque de honor: cedidas por Marino Lejarreta

Fotos actuales: exclusivas para ´La hora del Athletic´

LA HORA PREMIUM

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST