Capítulo 4: Javier Sierra

|

Javier Sierra está de estrenos. El de su nuevo restaurante "la cuchara de Baco" en Logroño y la nueva temporada del programa de ETB-2 "Juego de cartas" que comineza esta misma noche. Qué mejor momento para invitarle.


Mis grandes pasiones son mi familia, el Athletic y ahora la tele, la comunicación.


Mis primeros recuerdos con el Athletic son muy bonitos para mi porque tienen que ver con uno de los grandes de la historia del club. El señor Daniel Ruiz Bazán. Es medio familia nuestra, está casado con una prima de mi aita. Me acuerdo que tuve un accidente con unos siete u ocho años, me pilló un coche, y que siempre venía a visitarme al hospital de Cruces y que me traía las equipaciones firmadas por él, por todo el equipo, por todos. Imagínate, era Dani, estaba en pleno auge en aquellos años, era de los mejores futbolistas que había. Tengo aquel recuerdo de estar convaleciente en el hospital con las equipaciones colgadas, con globos que me hacían las enfermeras con los guantes que los hinchaban y me los firmaban los jugadores. Fue chulo.


En aquel entonces mi aita era muy del Athletic a pesar de que nunca ha sido muy futbolero. Pero, como teníamos mucha relación con Dani, se creó más afición. A día de hoy tenemos los amigos un grupo de whatsapp que se llama “soy del Athletic”. Te puedes imaginar, cada vez que hay un partido, me achicharran. Siempre me están preguntando a ver quién va del Athletic al programa del “club del tupper” y me piden que me haga fotos para subirlas al grupo. Tuvimos por ejemplo a Goikoetxea, en la primera temporada, a Koikili y muchos jugadores. Me acuerdo que cuando entró Goiko al club del tupper le dije “me hace especial ilusión tenerte aquí porque para mi eres Goiko, o sea, para mi el fútbol eras tú y cuatro más”.


Tengo el recuerdo de cuando iba al fútbol con mi aitite Jose Mari. Le estoy viendo con la boina, su paraguas colgado atrás en la chaqueta, su bolsa enroscada con los bocatas y los refrescos... Siempre me agarraba fuerte de la mano para que no me perdiese porque yo era un niño muy movido y me decía “tú no te muevas de aquí, tú conmigo”. Llegábamos a San Mamés y cuando iba a abrir el bocata de tortilla francesa con chorizo me olían las manos a su tabaco, un BN negro con filtro rubio. Siempre me llamaba campeón y cuando me llamaba Xabi es que algo había hecho mal. En cuanto oía “¡Xabi!”, ostias, corre, algo has hecho.


JAVI SIERRA 2


Mi primer regalo del Athletic ya siendo adulto fue un gorro de lana. Que lo conservo todavía, con el escudo, el antiguo. Un gorro con un pompón rojo que me lo regalaron a través de Dani. Me iba siempre a todos los partidos con el gorro y con una camiseta que me compré en una de las primeras salidas con los amigos. Todos con las camisetas y yo con mi gorro, y me decían “Javi, ¿no tienes camiseta?, pues no, no tengo”. Fue llegar y en el primer puesto me la compré. De Yeste con el número diez. Era la única que había. Y la tengo guardada.


El primer partido que me marcó fue uno contra el Madrid en el Bernabéu, estábamos en el palco porque me regaló mi excuñao unas entradas que recogimos en el hotel Zurbano. Y me marcó para mal porque nos metieron cinco o seis. Era la época de Urzaiz y compañía, hará unos veinte años. Fue el primer partido que le vi al Athletic contra un rival potente. Y claro, la noche anterior habíamos estado de juerga con todos los jugadores... aquello me dejó marcado, fue mi primera vez.


Fuimos toda la cuadrilla a la final con el Barcelona en el Calderón. Me habían regalado unas invitaciones para el partido. Bueno, las vendimos porque de la borrachera que llevábamos éramos incapaces de ir al campo. Así que con el dinero pedimos mesa en un restaurante. “¿Cuántos sois?, seis”. Nos puso en una mesa que no había y estuvimos cenando, viendo el partido con las dos pantallas y lo pasamos pipa. Hacíamos salidas para ver mil partidos del Athletic, era ese espíritu de pasar un día entretenido y que ahora se lo he inculcado a mi hijo. Así que, cada vez que puedo me lo llevo a San Mamés o a otros estadios donde juegue el Athletic. Él siente mucha vergüenza porque todo el mundo te para, “hombre Javi”, y le digo “cariño, entiende que estamos en Bilbao y la gente me conoce”.


El primer partido con mi hijo en San Mamés fue con el Getafe. Le hizo especial ilusión que Iraizoz le grabara un pequeño vídeo que le pedí cuando vino al “club del tupper”. También Courtoise le envió otro por su cumpleaños. No sabía quién fue Goiko y cuando llegué a casa le puse vídeos. Es Goiko, es Goiko. Cuando voy al fútbol con mi hijo vamos siempre a la misma bokateria, que nos hace el bocadillo de tortilla con el refresco, lo vivo diferente que si voy con amigos. Antes de ser una persona conocida vivía los partidos de otra forma, ahora soy muy comedido porque voy a palcos donde me invitan y tienes que guardar la compostura. Pero siempre siempre viene mi hijo conmigo. Para que viva lo que yo viví de pequeño.


Llevo viviendo quince años en Logroño y siempre buscamos un bar que es una tasquilla para ver todos los partidos del Athletic. Nos ponen unos torreznos, unos huevos fritos con patatas y txistorra. Y luego sí que me ha pasado de cambiar el día de cierre de mi restaurante de Laguardia “el capricho de Baco” porque jugaba el Athletic un Lunes. Llamar a mi equipo y decirles “oye chicos, que me ha surgido un imprevisto” e irme a ver el partido con mi hijo.


El Athletic es mucho más que fútbol. Son unos colores, una forma de vivirlo desde pequeño, es ir a ver a tu equipo. Son valores, una filosofía de juego, es diferente. Ahora el fútbol es un negocio aunque el Athletic sigue manteniendo sus valores, y recuerdo que la primera entrevista que hice fue a Rafa Alkorta hablando de su etapa como jugador. Hablamos de esto, de cómo ha cambiado el fútbol. Recuerdo que en un partido, se levantó un señor y dijo “no volveré al fútbol, veo a 22 millonarios”. Lo decía dolido. Era un señor mayor.



MATERIAL FOTOGRÁFICO

Fotos exclusivas para ´La hora del Athletic´

LA HORA PREMIUM

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST