Capítulo 3: Gabino Diego

|

Gabino se encuentra actualmente representando la obra teatral "Los mojigatos". Próximas paradas de la gira en Octubre: Úbeda (día 1), La Bañeza (día 11) y La Nucía (día 23).


Yo viví aquella época, cuando no contrataban extranjeros y los demás equipos podían tener uno o dos. Cuando empezaron a fichar más el fútbol me decepcionó, perdí un poco la ilusión. Al final, dices, resulta que el Madrid no tiene a nadie de Madrid... pero el Atlhetic siempre se mantuvo. Yo siempre pensé que tenía que ser así. En aquellos tiempos era original ser del Athletic y como decía mi hermano ganaba Ligas. La filosofía nos atraía, que no contratase extranjeros.


Si soy de algún club soy del Athletic club de Bilbao. Tengo el recuerdo de ir con mi padre y mi hemano a San Mamés. Jugaba contra el Barcelona. A finales de los años setenta. Recuerdo aquel ambiente maravilloso, qué te voy a contar. Fuimos a ver a unos amigos allí y mi padre quiso ir al campo. Otros amigos míos eran del Madrid o del Atlético, pero yo siempre del Athletic.


GABINO FOTO NIÑO

Entonces, de pequeño, tenía el uniforme del Athletic, que de hecho tengo una foto vestido del Athletic que llevé a la sede del club en Bilbao. Lo llevaba al colegio, me lo ponía muchas veces. Veía algún partido pero sobre todo ser del Athletic era una sensación, como algo espiritual. Ser de un equipo luchador era algo especial, algo original, algo distinto. Luego descubrí a Elvis Pressley y me fui más por la música que por el Athletic.


Sólo he pedido un autógrafo a una persona en toda mi vida, al Txopo Iribar. Fue en los años setenta, yo era muy pequeño. Estaban todos los jugadores del Athletic celebrando una comida o una cena, en un restaurante en Madrid, en la calle Fuencarral. Los ví en el bar. Entonces me acerqué a Iribar y le pedí el autógrafo. Me lo dio. Yo era fanático de Iribar. Era el mejor de la época, no veía a ningún otro.


Recuerdo la final de Copa con el Barça en Madrid. Yo vivía con mis padres cerca del Bernabéu. Andaba por allí, no ví el partido en el campo, pero recuerdo el ambiente de mucha gente del Athletic por Madrid. Ir montado en un autobús y todo lleno de hinchas del Athletic. Sigo al Athletic, no tanto el fútbol. Me alegra mucho cuando gana. No soy futbolero ni de sentir los colores, pero con el Athletic sí me pasa.


Cuando he estado en Bilbao, sí me gusta ver los partidos allí, es una sensación curiosa, como de sentir algo mío de la infancia. Una vez me pasó que fui con amigo a un bar en Bilbao, estaban viendo un partido del Athletic. Les dije que era del Athletic y me regalaron una bufanda que la tengo por aquí. Fue muy gracioso porque me llevé la bufanda y teníamos que actuar en Donosti. Me bajé del autobús con la bufanda. Pasé por delante de unos taxistas y uno me dijo “esto aquí ya te lo puedes quitar, eh”.


También tengo una camiseta, negra con el león en blanco en el costado. Aquella me la regaló un técnico del teatro en Donosti. No digo su nombre para que no le despidan (bromea). Estuve quedándome en un hotel, en Galdakano, cuyo dueño fue jugador del Athletic que lo tiene decorado con motivos del Athletic.


GABINO DIEGO HOTEL


Tengo una perra, una pastor vasco, una “Euskal artzain txakurra”, que me está mirando aquí ahora. Cuando la cogí, de una protectora en Vitoria, me dijeron “hombre, ponle zuri”, pero le quería poner Rona y así se llama. Y un amigo mío, que también tiene pastores vascos, vive en el pueblo donde entrena el Athletic, en Lezama.


Cada vez que voy a Bilbao y veo el escudo y el uniforme del Athletic me trae recuerdos de infancia porque mi hermano Francisco era del Athletic yo también por él. Estoy hablando de los años setenta. Recuerdo que le preguntaba, “¿por qué hay que ser del Athletic?”, y me respondía “porque siempre gana”. (Risas)



MATERIAL FOTOGRÁFICO

Foto 1: cedida por Gabino Diego

Foto portada: La hora del Athletic

LA HORA PREMIUM

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST