Capítulo 1: Jon Rahm (2ª parte)

|

Siete días después de proclamarse campeón del "US. Open" en San Diego (California), "La hora del Athletic" es uno de los pocos medios de comunicación que puede compartir 30 minutos de charla con el crack de Barrika.


De muy pequeño, antes de los doce años, quería ser portero del Athletic pero, a partir de los trece-catorce, mi mente estaba en el golf. El golf me llamó. Fue una pena no haber estado ahí en persona para ver al Athletic ganar un título. Las supercopas las he visto de lejos. Ya tenía pensado volver si había espectadores, ir un día, verlo y volver, pero no ha habido suerte. Así que a ver si siguen jugando así de bien en este tipo de eventos y tengo opciones de verles jugar por algo grande. He visto dos finales de Copa, una en Valencia y otra en el Calderón. En la primera, mi tio Ander y yo estábamos juntos en la grada y como es bastante vertical cuando metió Toquero el 0-1 casi nos caemos siete filas para abajo. Nosotros y el resto que estaba allí. Fue muy especial, de lo que he sentido yo, de lo mejor. Fue súper divertido y muy emotivo.


La semifinal de Copa en San Mamés contra el Sevilla fue única. Para Eriz y para mi era la primera vez que llegábamos a una final de algo. Cómo ganamos ese partido, tres a cero, jugando súper bien. Además después de lo que había dicho Del Nido, que teníamos miedo, que si jugaba Kanoute no íbamos a dormir tranquilos, y mira cómo acabó el tema. El tercero creo que fue el primer gol de Toquero con el Athletic y los tres goles fueron en nuestra portería, en abertzale sur. Fuimos de los que entraron al campo y el cántico de Del nido nos salió a todos, pero lo que más se cantó aquel día fue la marcha triunfal. En el móvil tenía vídeos, en los últimos minutos del partido fue sin parar.


Mira, lo último que tenemos en casa es una bufanda pequeña que nos trajeron de casa mis aitas. Camisetas no sé, tendré diez de los últimos años. Tengo una camiseta de Aritz (Aduriz) colgada, las botas de cuando metió cinco goles al Genk en San Mamés que me las regaló, y lo que culmina todo es una bandera que me llevé de casa, una bandera grande de una ikurriña con el escudo del Athletic en el medio que la tengo en la oficina justo encima de la tele. Tengo bufandas, mogollón, tengo de todo, ambién peluches pequeñitos de leones por toda la casa. Va a ser fácil que Kepa (su hijo) sepa lo que es el Athletic.


ADURIZ GENK

Aduriz marca cinco goles frente al Genk


Aduriz para mi es primero un referente y un poco ídolo. Le conocí a través de amigos y por la conexión del golf, porque él juega a golf, y poco a poco hemos pasado días en el campo de golf y en San Mamés. Aritz es un buenazo y siempre me ha apoyado muchísimo. Me alegra poder hacerle disffrutar lo que me ha hecho disfrutar él a mi. Hace mucho que no le veo ni estoy por Bilbao, imagino que cuando vuelva iremos a comer.


Para mi es complicado ver los partidos porque, de Jueves a Domingo, la mayoría de las veces estoy ocupado. Pero si no estoy jugando un torneo, es buena hora y estoy aquí en casa... sí que lo veo. Si es por la mañana, callao para no despertar a nadie. En San Mamés somos igual de hooligans, mi hermano y yo. Ahora sí que me tengo que calmar un poco por el personaje público que soy, no sea que alguien me pille en Instagram diciendo cosas; pero por lo general sigo siendo igual. Eriz sí es un poco más eufórico, pero cuando pasa algo bueno o malo somos exáctamente igual. 


Lo de criticar es casi un deporte en Bilbao. Somos todos expertos. Desde fuera todos sabemos de fútbol lo que más. Pero como deportista entiendo los altibajos, los momentos duros, sobre todo en un deporte de equipo que es más difícil. En mi caso soy yo sólo, me encargo de mi y ya está. Si ya tengo mis altibajos, imagina como equipo. El respeto lo tengo. Hay que entender que el deportista sufre más, porque sufre por él y por la afición. Eso que dicen de que tienen no sé cuántos millones en el banco, eso da igual. El sufrimiento está ahí porque juegan por amor al deporte y al Athletic. Y yo igual, cuando lo hago bien o mal lo siento igual que el resto.


El Athletic es casi una religión. No se puede explicar. Cuando me preguntan en EE.UU tampoco lo sé explicar porque es algo más cultural, pocas veces ves la emoción que se ve en San Mamés con un simple partido de Liga. Entiendo la euforia de muchas aficiones cuando su equipo hace algo grande, pero con un simple gol de Athletic en el minuto treinta de un partido de Liga cualquiera la emoción en Bilbao es muy única, el apoyo de la afición al equipo suele ser muy diferente a lo que ves en otros deportes y otros equipos. Es lo que le hace tan especial. No se puede explicar. En mi entorno profesional, la mayoría de golfistas españoles son de Madrid o Barsa, y muchos de equipos de la Premier.


JON RAHM Y KELLEY

Jon Rahm junto a su mujer Kelley en San Mamés


Pero lo que me hace gracia, para los que les gusta el fúbol y saben que soy de España, es que todos me preguntan lo mismo, me miran y me dicen: “Madrid o Barsa”. Siempre les digo, el disgusto por los dos es igual, y me miran extrañados, un español que no es de ninguno de los dos equipos. Entonces les digo, soy de Bilbao, y me dicen: “ah, vale, eso tiene sentido”. Luego hay mucho americano que conoce al Athletic por el videojuego del FIFA, porque coges la Liga y el primero que ves es el Athletic. Me hace mucha gracia. La mayoría son latinoamericanos, suelo hablar de fútbol más de la Premier con jugadores europeos porque el Athletic no está para ganar la Liga y prefiero no hablar del tema.


Sí que he dicho desde pequeñito que iba a ser el número uno, ¿suena muy de Bilbao, no?. Lo he dicho pero me lo creía. Nunca fue algo en vano y no es que no haya hecho lo necesario. Hay muchas horas metidas que la gente no ve para conseguir lo que hemos conseguido. Y ahora, si es posible, intentar mantenernos aquí. Creer en lo que uno hace es fundamental. Es la base de todo. Si no crees en ti mismo quién lo va a hacer. Siempre he tenido esa confianza en que podía conseguir lo que tenía en mente.


Creo que Eriz fue socio de nacimiento y a mi me hicieron a los siete con mi primo. Y es lo único que les diría a mis padres: “¿tanto tardastéis?, ¿siete años?, ¡¡la leche!!”. Vamos a hacerles socios a mi hijo y a mi sobrina Sara este mes de Diciembre porque, como yo no puedo volver muy a menudo, para que sean socios a la vez y sea algo especial que les una como nos unió a mi con mi primo y mi hermano. Durante muchos años tuvimos las localidades juntas, mi hermano, yo, mi primo, mi tio Ander y mi tio Mikel en abertzale sur, todos juntos. Sara lo podrá usar mucho más pero Kepa sabrá que siempre tendrá un sitio en San Mamés que es para él. A ver si podemos escoger los sitios al lado de Eriz y yo, con mi primo. Los cinco juntos.



MATERIAL FOTOGRÁFICO

Foto 1: Juan Flor

Foto portada: cedida por Jon Rahm

LA HORA PREMIUM

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST