Álvaro Martínez: entre China y el Athletic

|

Whatsapp entradas

Álvaro Martínez. Exportero del Athletic. Entrenador de fútbol. Volverá con La Liga a China, muy probablemente en Marzo, para seguir entrenando y formando en el Taiyuan.


De pequeño era aficionado de la Real Sociedad pero, debido al acuerdo que tenía el Aurrera de Vitoria, donde me formé desde mi niñez, recalé en el Athletic. Luego me dijeron que si no me hubiese fichado el Athletic también me quería la Real. Así que, tras mi etapa en Regional Preferente donde hicimos una histórica temporada con el ascenso a Tercera, marché para Lezama.


El Athletic fue mi segunda casa. Viví durante dos años en Lezama con una familia de acogida, fue mi primera experiencia fuera de casa. A nivel profesional fue espectacular poder formarme en una de las mejores escuelas. Debutar en Segunda A y poder tener de entrenadores a Koldo Aguirrre, Azkoitia, Amorrortu, Iribar… fue una formación acelerada e intensa. Subir con el primer equipo a entrenar en las etapas de Heynches junto a Juanjo Valencia y Kike fue formidable, un aprendizaje brutal. Además dejé amigos en Santutxu que mantengo a día de hoy. Fueron dos años formidables.


ALVARO perfil


Imborrable mi primer partido, mi debut en Segunda A. Un salto brutal. En Mayo estaba jugando en Preferente y en Septiembre debutaba en Segunda división, contra el Barsa B en el Ministadi. Recuerdo los nervios en el vestuario que se prolongaron hasta que encajé el primer gol. Si no recuerdo mal fue en el minuto 8, y a partir de ahí, se me pasaron por completo, fue curioso. Pasé a jugar como si lo estuviera haciendo en Olaranbe, super tranquilo. Terminamos perdiendo 4-0 pero a pesar de la abultada derrota a nivel personal no salió mal para ser la primera vez.


Hay una anécdota que no se me olvida y que hace unos años le recordé a Cuco Ziganda cuando nos enfrentamos en el estadio de La Fuensanta, él como entrenador del Bilbao Athletic y yo como segundo del Conquense. El primer partido que fui convocado con el primer equipo del Athletic fue un partido amistoso en La Catedral contra el Everton. Si no recuerdo mal fue de pretemporada. Cuando terminó el partido todos los jugadores cogieron las camisetas para intercambiarlas con las del Everton pero a mí me daba vergüenza. Me vino con una suya y me ‘echó la bronca’ para que fuera al otro vestuario a por una. Cuando llegué ya no quedaban y me dieron un pantalón que había sobrado. Al final me quedé con la suya, ¡mejor premio!. Luego me dijo: ‘espabila que el fútbol no es para vergonzosos’. Jaja, no se me olvida.


Las tres personas de la foto son tres de los profesores de educación física del colegio público chino donde trabajo, Taiyuan Nº5 Experimental Primary School. Gracias a LaLiga puedo trabajar en China, un país fascinante. Y estos tres profesores son los responsables del departamento de fútbol del centro. Además de profesores son entrenadores y apasionados del fútbol. De España tan solo conocen a equipos como el Real Madrid y Barcelona así que pensé en regalarse las camisetas del Athletic para que conozcan otro gran club de la Liga y donde, además, tuve la suerte de pertenecer, y que supieran de su especial filosofía.


ALVARO


Espero comenzar mi cuarta etapa en China a la espera de poder incorporarme tras la problemática del Coronavirus. Mi primera experiencia fue en el año 2016, como Director Técnico de una academia de fútbol de la ciudad de Nanjing donde aprendí lo bueno y lo malo de trabajar en China. Más tarde fui llamado por La Liga para incorporarme a los Campus de Fútbol de Verano que también desarrollan en China y más tarde ya me ofrecieron proyecto para la ciudad de Taiyuan donde trabajo actualmente. El inicio en Asia fue gracias a un jugador con descendencia china que tuve en categorías inferiores, aquí en Cuenca, y que facilitó mi contacto a un empresario chino que quería abrir una nueva academia.


Me encantaría poder volver a llevar el escudo del Athletic pero esta vez como entrenador, aunque fuese en prebenjamines. Recuerdo cuando estuve acudiendo a Lezama a entrenar, a prueba, durante casi un año. Me llevaban en taxi desde Vitoria y cuando hacíamos la curva de entrada para subir al parking se me hacía un nudo en la tripa de los nervios. Como entrenador seguro que me volvería a pasar.


Agradecido por acordarte de uno, por el interés, y por saber de nuestras experiencias en un país tan diferente como China.

HIstorias en Rojiblanco

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST