Hristo Tsenov: "El Athletic es el romance del fútbol".

|

Whatsapp entradas

Sofía, capital de Bulgaria. Esta semana viajamos a Europa del este para conocer a dos athleticzales que, pese a su juventud, llevan unos cuantos años siguiendo al Athletic Club. Hristo Tsenov recuerda a la perfección cómo empezó su historia en rojiblanco. Corría la década de los noventa, cuando un joven portugalujo revolucionaba el fútbol, las gradas de San Mamés y cada rincón por donde pasase. La irrupción de Julen Guerrero fue el punto de inflexión, el efecto llamada para captar la atención de nuestro protagonista. "Cuando era niño era muy fan de Julen, me quedé muy impresionado cuando rechazó salir a otros clubes grandes a nivel mundial. Fue entonces cuando me dí cuenta lo que es el Athletic y comenzó mi amor por el club rojiblanco". Aquel sentimiento que supo apreciar en la perla portugaluja también cundió en Hristo, hasta tal punto que lo explica con estas palabras: "El Athletic es el romance del fútbol. Mantiene un equipo con jugadores de su propio entorno siempre entre los mejores del campeonato". Por eso explica a su familia y amigos por qué lleva casi treinta años siguiendo al Athletic desde Bulgaria: "Es mucho más que un club de fútbol. Es uno de los más antiguos y junto a Madrid y Barcelona el único que nunca descendió de categoría. Su estadio está siempre lleno. ¿Acaso no es fantástico?", se pregunta orgulloso. No cabe duda, la filosofía del Athletic traspasa fronteras, países y culturas. Sigue perviviendo en el recuerdo y la admiración de athleticzales y amantes del fútbol en cualquier rincón del planeta. Todos coinciden cuando se lo preguntas. Por algo será. Munduaren erakusgarria.


Hristo ha visitado Bilbao en varias ocasiones. Recuerda con especial cariño la primera, allá por el verano del 2007, "cuando el sueño se hizo realidad", explica. "Todavía no se jugaban partidos de Liga, pero sí que pude hacer el tour del estadio y visitar el museo. Fui también a Lezama y ví el primer entrenamiento de la pretemporada con Joaquín Caparrós". Habían pasado más de diez años desde que el Athletic de Heynckes le cautivó. Pero ha tenido tiempo de vibrar en San Mamés y de disfrutar con partidos siempre tan especiales, frente al Barça en Noviembre del 2011 y contra el Real Madrid en Febrero del 2014. El primero aquel choque bajo la lluvia dirigido desde los banquillos por Bielsa y Guardiola, y que Leo Messi acertó a empatar en el descuento de la segunda parte. Hristo lo recuerda como un "auténtico thriller futbolístico". El segundo frente al Madrid de Ancelotti también acabó en tablas porque los leones de Valverde rescataron un punto con el gol de Ibai. De ambos partidos se queda con "la atmósfera increíble de San Mamés y el estadio lleno de gente". Sin olvidarse de su tour particular desde el Casco Viejo bilbaino hasta el Puente colgante y la costa de Plentzia. "Fue precioso", exclama. De hecho, se confiesa un enamorado de la cultura vasca y se atreve a chapurrear las primeras frases del himno del Athletic. Seguro que entona mucho mejor el grito de guerra más popular del fútbol mundial. Ah sí, hemos encontrado a otro admirador de Gaizka Toquero, y van unos cuantos. Hristo recuerda cómo apareció desde la tercera división y cómo se dejaba el alma en el campo con aquel mítico número dos a la espalda. Ya me imagino a nuestro protagonista cantándole al Lehendakari.


Hay muchos más partidos especiales para Hristo. Como el primero que recuerda. En el Vicente Calderón. El Athletic vestía de negro con un león blanco en un costado de la camiseta. Le gustó tanto que se la compró: "La conseguí gracias a Andrey Demirev, famoso periodista búlgaro y entrenador de Waterpolo, que vivió en Bilbao durante 30 años". Como podréis imaginar, no acaba ahí su colección de camisetas, bufandas, imanes para el frigorífico, un trozo del césped del viejo campo, y demás accesorios comprados todos ellos en Bilbao y tiendas online. En la fotografía que ilustra este texto le podemos ver, en el estadio de Mestalla (Octubre de 2012), presenciando una derrota del Athletic con dos goles de Aduriz y remontada local en los últimos minutos. Y no podía faltar su vivencia in situ de aquella victoria en Old Trafford: "Tuve el inmenso honor de haber estado allí". Cuenta también cómo respondió al enfado de un hombre cuando Toquero sustituyó a Llorente al final del partido: "Le dije quién era Gaizka y él se disculpó y me agradeció la información". Hristo es coadministrador de una página de Facebook llamada "Athletic club de Bilbao Fan Club Bulgaria". Su mano derecha es otro athleticzale de Sofía, se llama Alexander Nakov. Descubrió el Athletic en 2006, jugando a un videjuego. "En cuanto comencé a leer sobre el Athletic me dí cuenta de que sería mi equipo en la Liga. Me quedé alucinado con su filosofía". Tanto que intenta inculcar a sus hijos su pasión rojiblanca. Crearon la página como muestra de su amor por el Athletic en un país donde no es tan fácil encontrar seguidores. Alrededor de doscientos búlgaros están al tanto de la actualidad zurigorri gracias al trabajo de Hristo y Alexander, nuestros embajadores en la capital y la redes sociales. El Athletic tiene mucha suerte de contar con aficionados tan apasionados y con tanto sentimiento. Gracias por vuestras historias. Bulgaria también es rojiblanca. Comprobado!.

HIstorias en Rojiblanco

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST