James Azzopardi: "el Athletic cumplió uno de mis sueños"

|

Whatsapp entradas

"Historias en rojiblanco" vuelve a Europa. Siempre atentos a las redes sociales. En ese universo paralelo encontramos a otro athleticzale. En su perfil, una foto de un gol inolvidable. El último de Aduriz con aquella chilena al Barcelona. Nuestro protagonista se llama James, un joven de Malta que descubrió el Athletic casi por casualidad. "Desde niño era seguidor de la Juventus. Pero me dí cuenta de que me gustaba especialmente leer historias de otros clubes. Siempre supe que existía el Athletic porque mi padre me contaba con frecuencia historias de aquella final de 1977, sin olvidarme de aquella fase de grupos en la Champions. Aquellos vídeos de aquellos partidos me ayudaron a familiarizarme con muchos futbolistas del Athletic de distintas épocas". Desde entonces su pasión rojiblanca no ha parado porque reconoce que el contagio fue inevitable. James es un enamorado del Athletic, de su filosofía, y no duda en transmitirlo: "siempre intento explicar que el Athletic es ciertamente más que un club de fútbol, que representa a una ciudad, una comunidad, una ética de trabajo que se está perdiendo en el deporte moderno". Su relación con el Athletic comienza en la infancia y se hace más profunda cuando escribe su tesis doctoral con la "Comunidad autónoma vasca" como centro de sus análisis. James no se pierde un solo partido, por televisión o dispositivos móviles. "Si es un partido grande (contra Barca o Madrid) salgo a verlo a algún pub", explica. Siempre pendiente de la filosofía de juego y los detalles técnicos aunque muchas veces le pueda la pasión de aficionado que vibra y se emociona con cada partido.


Pero hubo un año muy especial para James. "Una historia que atesoro es que el Athletic del 2012 me inspiró para aprender más sobre Euskadi, me afectó mucho (en el sentido positivo de la expresión). Tenía claro que en mi tesis escribiría también unas cuantas frases sobre el Athletic". En lo futbolístico se queda con aquella andadura de los leones en la Europa League y que para nuestro protagonista fue "sorprendente y espectacular" porque "era fan de Bielsa -un genio pionero cuyo legado no debiera ser subestimado- y ver aquel Athletic, tan entretenido para sus seguidores y para el público neutral, fue algo para contemplar. Estaba asombrado". Y no se olvida de la final de Bucarest frente al Atlético de Madrid. El disgusto no le impidió resaltar que "ver a los jugadores llorando, con los corazones rotos, en aquel momento supe que seguiría a aquel equipo todavía más de cerca. Fue un partido muy importante para mi". En una tienda de souvenirs maltesa se compró el banderín del Athletic que le acompaña en la fotografía de la portada. La camiseta, del 2015, fue una compra por internet propiciada por la goleada de la Supercopa frente al Barcelona. "Tenía que comprarla", reconoce entre signos de exclamación. Sólo le faltaba manejar el léxico básico en Euskera: "es una lengua diferente a cualquier otra, como el Athletic Club", y entonar el grito de ánimo más famoso del fútbol mundial con el ¡EUP! correspondiente. Reconoce incluso que también se atreve con algunas estrofas del himno. Nunca estuvo en Bilbao pero conoce buena parte de su gastronomía e idiosincrasia, así que cuando venga por el botxo no va a necesitar guía.  Seguro que se orienta con San Mamés.


De aquella victoria en la Supercopa, James se queda también con recuerdos y emociones muy especiales: "fue la primera vez que disfruté de un título de campeón sin que lo ganase la Juventus. Recuerdo la emoción que sentí cuando ví el enorme esfuerzo de San José y cuánto sufrí y disfruté en la segunda parte". Por eso cuenta que el Athletic cumplió uno de sus sueños, verlos levantando una Copa. "Obviamente que me encantaría ver al Athletic más veces campeón, aunque por ahora tendremos que esperar un poco para eso". Es un hecho, cuántos aficionados y admiradores ganó el Athletic con aquellas victorias y con unas cuantas derrotas. La devoción de muchos athleticzales de nuevo cuño como James que llegaron al Athletic a través de sus padres, escuchando y releyendo aquellas historias de partidos que quedarán en el recuerdo de muchos amantes del fútbol. Así un seguidor de la Juventus, cosa lógica en un país tan cercano a Italia en tantas cosas, terminó comprándose la camiseta del Athletic para no perderse ni un partido. Hasta convertirse en un profundo conocedor del club recordando a mitos y leyendas como Mr. Pentland. De la plantilla actual se queda con Aduriz (aunque se haya retirado) porque "la edad es sólo un número", con Muniain y Williams al que reconoce haberse convertido en "inspiración para mucha gente joven, abriendo puertas y escribiendo nuevos capítulos en la rica historia del Athletic" . Al punto de que, cual bilbaino de pura cepa, habla de su Athletic con amigos y va consiguiendo que no solamente se queden con algunos resultados puntuales. "Empiezan a ser seguidores también, sigo trabajando en ello", presume. A James le quedan varios sueños en rojiblanco. El próximo ver al Athletic en San Mamés y conocer a más aficionados rojiblancos, a los que ya reconoce como los "más entusiastas y amigables" del mundo. Malta también empieza a ser zurigorri. Gracias James.

HIstorias en Rojiblanco

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST