Ryan Hilliard: Mensaje contra el racismo

|

Whatsapp entradas

En un país como Canadá, donde el fútbol queda en un discreto tercer o cuarto plano, por detrás del Hockey, el baloncesto, el beisbol o el fútbol canadiense, sorprende encontrar un aficionado a nuestro fútbol. No digamos si además se pone la camiseta del Athletic y siente los colores como el más bilbaino. Es la historia de Ryan, un norteamericano de Chicago que vive y trabaja en Toronto. Su pasión por el fútbol comenzó con el Mundial del 94, cuando tenía ocho años, y desde entonces "aquel amor ha ido creciendo más fuerte con el paso de los años". Ryam se define como un "nuevo seguidor del Athletic" porque durante mucho tiempo apenas podía tener referencias televisivas del Madrid y el Barça. Pasaron más de veinte años de su flechazo futbolístico hasta que un buen día, allá por el 2015, decidió hacer una búsqueda en internet. Se encontró con el Athletic: "era atractivo para mi porque nunca perdió su razón de existir durante más de cien años". Explica a la perfección que "el Athletic club presenta a gente con algo poco frecuente de ver en el fútbol moderno, representa una identidad y puede lograr cosas maravillosas sin vender su alma, su esencia". Su pasión rojiblanca le lleva a levantarse a las siete de la mañana si es necesario para ver cada partido vía satélite o a través de alguna aplicación en su móvil.


Cuatro años de descubrimiento, devoción y seguimiento van dando para mucho. " Me compré mis primeras camisetas del Athletic este año. Todas con el número de Iñaki Williams en la espalda. Fue duro porque la venta online del club es muy difícil desde Canadá y encontrar alguna de segunda mano es a veces peor. Tengo la suerte de que un amigo me las comprase en Bilbao. Además, también tengo un pequeño pin de solapa que llevo siempre a todas partes". Ryan estuvo estudiando castellano durante varios años en el colegio y ya está aprendiendo sobre la cultura vasca, la define como una "vetusta y hermosa historia de personas que mantienen su identidad mientras se acomodan a las nacionalidades española y francesa". Me cuenta que le encantaría aprender Euskera si encuentra un tutor que le enseñe. De hecho, ya hace sus pinitos con el himno del Athletic. Asegura que le encanta la letra y que pocos clubes tienen la misma devoción por él. Tal y como lo reflejan sus camisetas, se declara un fan absoluto de Williams: "Iñaki hace historia cada día, ha llegado a lo más alto por su trayectoria y habilidades. Significa mucho para mi ver a alguien como él representando el escudo". Me parece más que apropiado en estos días que nos toca vivir, rescatar una frase de Ryan acerca del mensaje que lanza Williams al mundo: "somos tan diferentes como iguales. Yo soy Athletic como tú". Y añade que en estos días de racismo y xenofobia, "Iñaki es un ejemplo de inclusión, distinción y pasión que admiro". Les aseguro que sólo la casualidad ha querido que elegiese para hoy esta historia, poco antes del incidente lamentable de Williams en en el campo del Espanyol y sin haber leído previamente el mensaje de Ryan ni su devoción por el delantero rojiblanco. Gallina de piel, que diría aquel.


Las redes sociales son el hábitat principal en donde Ryan se informa sobre el Athletic. Artículos, programas, podcasts... no hay contenido que se le escape. Sin olvidar su conexión con la Peña de California: "son gente estupenda y siempre aprendo de ellos para aumentar mi amor por el Athletic". Su mejor recuerdo futbolístico del Athletic se remonta al famoso partido de Old Tradfford: "no era seguidor todavía, pero recuerdo a Muniain y De Marcos desconcertando al United. Lo sentí como la historia del perdedor por excelencia hecha realidad ". También recuerda con cariño la estancia de Ager Aketxe en el Toronto FC de su ciudad natal, jugando en la MLS. "Fue interesante, si se hubiera quedado más tiempo quizás habría sido un buen reclamo para juntar a otros athleticzales en Toronto". Ryan nunca ha estado en Bilbao ni tampoco en San Mamés y le encantaría tener esa oportunidad al menos una vez en su vida, "sería un privilegio, tendré que ahorrar para ello". Le pregunto por un sueño que le quede por cumplir con el Athletic. Lejos de hablarme de gabarras o títulos, Ryan es mucho más prosaico en su afán por conocer y empaparse de Athletic: "me gustaría ser un enlace en lengua inglesa para el Athletic en EE.UU y Canadá. Si no, me satisfaría organizar un cena privada para los jugadores en Toronto después de un amistoso entre el Athletic y el Toronto FC ". Ha sido un placer conocer a Ryan, por su incipiente afición por el Athletic y por los valores de igualdad y tolerancia que transmite. Lo del amistoso en Toronto lo veo complicado, pero ojalá que Williams lea tus palabras y te pueda firmar esas camisetas. Gracias Ryan por mostrarnos tu amor por el Athletic. Somos tan diferentes como iguales. ¡Grande!.

HIstorias en Rojiblanco

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST