Cambio de planes

|

Whatsapp entradas


Febrero de hace un año. "El Athletic sigue blindando su futuro {...} Alex Remiro firmó la ampliación de su contrato hasta el 30 de junio de 2019 {...} tendrá una cláusula de rescisión de 30 millones de euros {...} Su renovación con la entidad bilbaina supone además un doble golpe de efecto, pues el Athletic se asegura el relevo en la portería con el propio Remiro y su contrato de larga duración, y Kepa Arrizabalaga, cedido esta campaña en el Valladolid y cuya relación contractual con el club finaliza en 2018 ". Diciembre del año siguiente. Kepa se cae de la convocatoria en el último partido del año en San Mamés por unas molestias en el pie derecho. Lo que hace meses parecían rumores malintencionados desde Madrid para desestabilizar y criticar sin motivo las erráticas gestiones de Ibaigane se han convertido -a base de portadas- en una agonía de otra marcha colorante, de otro torpedo en la famosa línea de flotación del presidente. En San Mamés se les escucha cantar "eta Kepa ¿zer?" y "Urrutia Kampora", de seguido y sin anestesia , a los mismos que en su día popularizaron el "y Llorente ¿qué". Ya no hace tanta gracia, ¿verdad Josu?. Como en los casos anteriores la afición vuelve a dividirse entre quienes defienden la honradez y la profesionalidad del portero y quienes, para defender a su presidente, optan por castigar y vilipendiar a un jugador todavía de su equipo. 


La situación aparentemente idílica de hace un año sigue cambiando. Mucho. Demasiado. El sector a favor de la directiva contra viento y marea sostiene que aquí no pasa nada, que si Kepa quiere marcharse tenemos otros porteros en Lezama e incluso mejores que el de Ondarroa, dando por hecho que el que se queda lo hace por sentimiento y el que tiene ofertas y se marcha lo hace por falta de lealtad y reconocimiento a quien lo formó. Lo cierto es que el relevo en la portería rojiblanca viene haciendo aguas. Kepa se marcha mientras que Remiro, hasta anteayer su hipotético compañero de turnos a medio plazo, sigue sin querer renovar su contrato en Ibaigane. ¿Tendremos en un año otro culebrón semejante?. ¿Quién será el compañero de Iago Herrerín en la portería rojiblanca a partir de Enero?. ¿Debe ser Remiro, cedido exitosamente en Huesca y con un futuro incierto, o Unai Simón sin haberse fogueado en Segunda?. Algo pasa en este Athletic y en la portería especialmente para que nadie quiera firmar la prolongación de su contrato. La epidemia llega al Bilbao Athletic donde Guruzeta, su máximo goleador, tampoco ha firmado, termina contrato en Junio y en Enero también será libre para negociar con cualquiera de las muchas novias que ya llaman a su puerta. ¿Le dejamos marchar también?, ¿tampoco pasa nada?.


La esperpéntica gestión de la portería viene de atrás. No hay más que remontarse a la temporada pasada, cuando Valverde decidió recular cediéndole a Iraizoz la titularidad en Liga acumulando tres porteros. Una decisión pintada de salomónica por sus más fervientes admiradores que concluyó cediendo a Herrerín a Leganés porque, en palabras del portero, eso de jugar solo las competiciones del K.O le sabía a poco. Qué curioso, esta temporada está en las mismas y con Kepa jugando la Copa pero no hay amago de salida. Al contrario. Con la marcha de Kepa en Enero Iago tendría todas las papeletas. Del cuarteto de porteros de hace unos meses solo quedaría Herrerín disponible: Iraizoz suplente en Girona, Kepa en el Madrid y Remiro en el Huesca tras un año horribilis en Levante. Ha pasado muy poco tiempo y no solo no tenemos el relevo asegurado, sino que nos faltan candidatos contrastados en el fútbol de élite para cubrir una baja inmediata. Qué paradoja, Iago ha pasado de discutido y suplentón a titular indiscutible, de portero frívolo y pizpireto a nuestra baza de total garantías para "suplir" la marcha del futuro portero titular con Lopetegui. De cuatro porteros a uno en cuestión de meses. No pasa nada, tenemos de sobra, ¿seguro?. Lo lógico sería foguear a Simón en Segunda por lo menos una o dos campañas, tal y como hizo Kepa y ahora Remiro. Así que, si Remiro se queda en el primer equipo a partir del próximo verano sin renovar su contrato habremus el mismo lío de Septiembre a Enero. ¿Quién para esto?.

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA