Asuntos internos

|

Whatsapp entradas


Fiscalización, recelo y reproche permanente. La exposición del presidente Urrutia, en su última comparecencia pública, de aquellos titulares más críticos por parte de la prensa durante el cuatrienio Valverde no solo denotaban actitudes fácilmente reconocibles en el lekeitiarra, sino que apuntaban nuevas variables a tener en cuenta. De una parte la arbitrariedad malintencionada en la selección de los textos y de otra una tardía defensa de su viejo amigo. Curiosamente el mismo que puso como condición para renovar la continuidad de Amorrortu, desterrado por el propio Urrutia desde la etapa de Bielsa. Curiosamente el mismo que insistió en la contratación de Raúl García, aquel "proscrito de la filosofía" del que el presidente no quería ni oir hablar en las reuniones de su directiva cuando algún osado proponía su fichaje. Hay que ver cómo evoluciona el sentimiento rojiblanco de unos y cuánto se les exige a otros aun siendo de Lezama. ¿Será casual que las rotaciones vayan menguando tan pronto?. Una de las vacas sagradas del vestuario se encaró con Ziganda tras su suplencia en Valencia y desde entonces, casualmente, ha sido titular en todos los partidos, excepto en Formentera. Es la ley de los más fuertes, de los auténticos intocables, la puesta en solfa permanente de la autoritas, la que conecta grada, prensa y vestuario y se carga entrenadores.


El club prefiere el oscurantismo y no descarta la mentira cuando lo considera necesario. El penúltimo ejemplo ha sido la pubalgia de Beñat de la que ya dimos cuenta en las tertulias hace muchas semanas. Ahora todo el mundo parecía enterado, lo que contrasta y mucho con la lluvia de críticas y descalificaciones tuiteadas contra Ziganda por la falta de minutos del centrocampista. A sabiendas de la tendencia de jugadores y servicios médicos de probar suerte con tratamientos más conservadores, y teniendo en cuenta la tardía decisión de pasar consulta con la famosa doctora, cuesta demasiado tragar con que los problemas de pubis de Beñat comenzaron la semana pasada. Cuestionados por la prensa recientemente, ¿qué dijo el jugador?, ¿qué respondía Ziganda?. No había ningún problema. Mentira. Es la enésima vuelta de tuerca de la política comunicativa del "ya diremos cuando haya noticias" llevada a la ignominia de la manipulación y la falsedad. Indudablemente alentada y guionizada desde Ibaigane. Como cuando Valverde, en su despedida, aseguró que no había negociado con el Barcelona y a los días firmaba contrato en el Camp Nou. La mentira no solo se consiente, se fomenta. ¿Qué pasa con los partes médicos desde hace años?, ¿por qué se le fuerza a Josean Lekue a semejantes paripés a principios de temporada?.


Es una obsesión. Arremeter contra los que opinan diferente. ¿Cómo?. Presionando para que los despidan del medio correspondiente y así silenciarlos públicamente, o bien enviando burofaxes amenazantes a medios digitales con últimatum de demanda y acciones legales varias. Mentiras, manipulaciones y presiones. Es el modus operandi de puertas para adentro porque lo que sale al exterior son las presiones públicas para que aquellos canteranos que no aceptan la oferta de Urrutia tengan que enfrentarse a la sentencia del "público soberano", especialmente envenenado para la ocasión. Los años de butaca y ambigú han suavizado los mensajes, pero siguen destemplados. Ahora se trata de que los demás hagan guiños y cierren círculos y, para que no parezca lo que realmente es, lo maquillan con que el club hace todo lo que puede, y su gente lo compra, incluso lo agradece. Es un consuelo concluir que, a escasos dos meses del 1 de Enero y sin acuerdo firmado, el presidente y su lazarillo estén poniendo toda la carne de su inoperancia sobre el asador de su particular filosofía. El confort del hermetismo concedido por socios y comprometidos con el canapé del Euskalduna acepta toda suerte de ineptitudes. Se acaba la meritocracia, se ocultan lesiones aunque apriete la soga del técnico, y se sigue presionando fuera de la mesa de negociación. Tranquilos, hay superávit, pero no para fichar.

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA