El límite del Athletic

|

Whatsapp entradas


En Enero de 2013 la Liga de fútbol profesional pone en marcha una iniciativa para luchar contra el endeudamiento de los clubes. Fijando un presupuesto de ingresos y una reducción progresiva de gastos no deportivos impone un límite salarial en el coste de cada plantilla. En el caso del Athletic, y con las cifras de la temporada pasada, el límite de gasto en salarios de plantilla del primer equipo estaba en los 61,4 millones de euros, es decir, aproximadamente un 55% del presupuesto total. Un límite sensiblemente inferior con respecto a dicho presupuesto, porcentualmente hablando, en este nuevo equilibrio entre las partidas de los ingresos y los gastos. ¿Por qué?, pues debido a que uno de los ingresos fundamentales que permitiría subir ese techo de gasto en plantilla sería el de los "atípicos", los derivados del marketing, merchandising, publicidad, patrocinios y otros conceptos similares. La merma del Athletic en esta partida es notable puesto que apenas ingresa unos cuatros millones ocupando el puesto 16º en la primera división, a diferencia de las cifras de otros clubes que pueden incrementar sus gastos en plantilla al ingresar mucho más dinero en estos conceptos. En este sentido, los gastos salariales del primer equipo rojiblanco de la temporada pasada ya suponían el 100% de los 61,4 millones previstos por la Liga.


Bajo estas premisas podríamos empezar a comprender la errática política de fichajes y la polémica gestión de algunas negociaciones, tanto en el apartado de incorporaciones como en el de las renovaciones de jugadores clave a medio y largo plazo. A finales de la pasada temporada el Athletic había liberado las fichas de Iraizoz y Eraso, lo que suponía un nuevo remanente de algo menos de 3 millones de euros anuales. No parece casual que cuadre con el dinero pactado con el Eibar para incorporar a Ánder Capa en un año. Entonces, ¿dónde vino el problema para fichar a Mikel Merino y a Berenguer?, pues, a la vista de estos números, en que el Athletic no disponía de "presupuesto legal" suficiente como para acometer dichas incorporaciones porque sus fichajes superaban el límite impuesto por la Liga para cumplir con el nuevo "fair play" financiero. Ni para ficharlos ni para competir con las fichas ofrecidas desde Inglaterra o Italia. En otras palabras, que el Athletic disponía de 61,4 millones para pagar a sus jugadores y los tenía cubiertos. ¿Desde cuándo?, básicamente con la llegada de Raúl García y últimamente con las renovaciones de Muniain, Williams y sobre todo la millonaria de casi cinco millones por temporada de Laporte. ¿Cómo incrementar la partida de gastos más allá de las televisiones, la taquilla y Europa League?, pues con los ingresos atípicos, los que apenas aportan cuatro millones al año. Y claro, no dan para más.


A partir de aquí casi todo encaja en estas dos campañas sin un solo fichaje. Incluso las cifras, publicadas y supuestamente ofrecidas, a Kepa para su renovación, más que a la baja. El presupuesto general es amplio, las arcas están más bien rebosantes, pero el mandato de la Liga impide gastar por encima de lo que ingresas en los conceptos antes mencionados. Tal vez por ahí también se entienda el fichaje en Enero de este año de un director comercial -Germán Mugueta- que potencie la marca Athletic para incrementar la partida de ingresos atípicos. Esa parece ser la gran apuesta pendiente del Athletic en estos nuevos tiempos de economías saneadas y controladas. Reforzar su política comercial para poder mantener a sus mejores futbolistas y tener músculo económico para salir al mercado, encarecido y limitado. Otras políticas complementarias serían ajustar salarios dando la baja a otros para pagar al renovado y/o al fichado, y cómo no, pelear en serio por la cuarta plaza y acceder a la Champions, el mejor comercial de atípicos conocido. De hecho, el fichaje de Raúl García se acometió el verano posterior a participar en la fase de grupos de la máxima competición continental. Todo esto entrando en Europa cada año, porque una o dos campañas sin entrar en la Europa League y la cuadratura del círculo será prácticamente imposible con un presupuesto inferior y la misma exigencia salarial. ¿Siguen pensando que será posible, con esta gestión comercial, pagarle a Kepa lo que merece?.

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA

cabecera