Abierta la veda

|


Apenas ha terminado la temporada y ya estamos pensando en la siguiente. Esta locura no apta para fatigados aumenta exponencialmente en el Athletic cuando la séptima plaza te obliga a adelantar tu calendario para estar a tope en Agosto, regular en Noviembre, muy justito en Enero y ya veremos en primavera. Todavía queda casi un mes para la rescisión automática de algunos contratos y el que no corre vuela para empezar a configurar su plantilla de cara al próximo ejercicio. Es la hora de los despachos, los agentes y esa rumorología que siempre acompaña a aquellas operaciones que aspiran a culebrón del verano. En el caso del Athletic siempre es lo mismo, presumir y sacar pecho de los que se quedan y tratar de fichar a "buen precio". Pero los tiempos han cambiado. Hemos pasado de pagar como nadie para reforzarte a acelerar renovaciones ajenas con solo tantear el terreno. Qué bien que renueve Laporte dándole en el morro a Guardiola, nada más y nada menos, pero qué absurda maniobra de Oyarzábal o Bautista para utilizar al Athletic cotizándose al alza y así renovar sus contratos. Ya no vale con tener dinero.


Las fuerzas parecen haberse equilibrado y el otrora control rojiblanco ha mermado. ¿Han mejorado y/o evolucionado nuestros interlocutores en su afán de seguir complementando lo que de por sí ofrece Lezama?. En el incipiente mercado veraniego no faltan los clásicos objetos de deseo, aquellos imposibles recurrentes que siempre están al caer pero nunca firman en Ibaigane. Es el caso de Monreal desde su corta etapa en Marsella y de un tiempo a esta parte el de Mikel Merino. Siempre la misma cantinela. Qué "baratos" estaban y qué torpes fuimos de no ir a por ellos entonces. En el fondo es un mantra menos doloroso que reconocer que algunos vascos ilustres siguen sin querer adherirse al proyecto Urrutia. ¿Por qué?, ¿qué puede ofrecerles el Athletic que no tengan en la Premier?. En el caso de Monreal muchos años de pensión, perdón, de contrato; y en el de Merino la posibilidad hipotética de alternar con Beñat y San José para un puesto al que Iturraspe, sobrado de experiencia y calidad, ha sido incapaz de opositar con cierta frecuencia. Es entonces cuando surge la eterna pregunta, generalmente de quien sospecha que volverán a escaparse, ¿acaso mejoran lo que tenemos?,  ¿o vamos apañados con Vesga, Córdoba y compañía?.


Hace unos cuantos años no se dudó en pagar mucho por Etxeberria, bastante por Javi Martínez, no digamos por Roberto Ríos, y hace un año, si se hubiera dado, también otro demasiado por Oyarzabal. El peso de un suculento traspaso y el contrapeso de la inexperiencia y la escasa seguridad de acertar. Esta directiva es muy suya para los dineros, no hay más que revisar los precios de retornos como los de Aduriz, Beñat, Etxeita o Mikel Rico. Pero, centrémonos en el más acuciante de los problemas en el horizonte deportivo, el relevo de Aduriz. Uno no sabe si quedarse esperando a Villalibre, apostar por Williams o apoquinar por un debutante Bautista. y Lo que es peor, no sabe lo que piensa el club. ¿Es un problema de talento o de cantidades?. ¿No es el gol lo que más caro se paga?, pues Oyarzabal no anda sobrado de eso precisamente. Y luego está Berenguer. Otro diestro para la zurda, que tiene representante y que, ante las ofertas desde Bilbao, marea la perdiz mientras su club también espera sacar tajada aferrándose a esa cláusula que tan famoso le hizo a Urrutia en media Europa. Conflicto de intereses y mala noticia para este Athletic que tanto presume de músculo económico. El "hermano" rico que saca pecho de balances pero que tiembla al pensar que volverán a sacarle los ojos. Mucho tiempo sin fichar, demasiado. Argumento suficiente para contratar lo que se mueva. Pues hace no mucho se criticaba y con fiereza.

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA