Se acabó la broma

|


Agosto de 2016. Ernesto Valverde despeja la duda sobre el overbooking de la portería rojiblanca: "la decisión la tengo tomada desde hace tiempo. Se quedan los tres ". Dicho así no parecía una decisión fruto de la improvisación o de una deficiente gestión por parte del club porque, según Valverde, la decisión estaba madurada y meditada con tiempo suficiente para su reflexión. De hecho, añadía: "teniendo tres porteros parece que alguno va a jugar menos. Ya lo veremos. Pero tengo la obligación de tener previsto que haya algún problema y por eso cuento con los tres. Los voy a ir alternando. Los tres van a participar ". La razón principal radicaba en la prevención de cualquier problema y en la inexperiencia de los guardametas del Bilbao Athletic tras la cesión de Remiro: "tenemos dos porteros en el B que el pasado año estaban en Tercera. Tenemos mucha confianza en ellos, pero están en una categoría inferior y eso me hace ser precavido". Desde entonces nada parecía salirse de lo previsto, los tres porteros estaban disponiendo de los minutos pactados y sin especiales contratiempos. Entonces, ¿por qué la salida de Herrerín?, ¿ya no habrá imprevistos ni problemas?. ¡Qué seguridad tan predictiva y repentina!.


En el Athletic no se ha gestionado la portería con la solvencia requerida. Tal y como contaba Nika Cuenca en AS sobre Kepa: "salió con la mosca detrás de la oreja del Athletic en el verano pasado, cuando entendió que el club no se había movido lo suficiente para encontrarle una cesión después de un buen año en la Ponferradina. Su cesión al Valladolid llegó porque Gaizka Garitano se movió hacia él ", igualito que el otro Garitano con Iago. Y Amorrortu, ¿qué?. Sumemos el renuncio veraniego de Valverde con Iraizoz y ya tenemos el amargo cóctel, mezclado pero no agitado. Kepa mosqueado y Valverde incapaz de priorizarle ante un Iraizoz renovado automáticamente. Con un capitán, gallo del vestuario, todo es más complicado, hay que cuidar las formas y "quedar bien". En cambio, con el portero de las Copas -esas que solo ilusionan- se puede enredar, se le puede convencer y además en cuestión de horas. Dicen que Iago se va al Leganés encantado y convencido por Valverde, ¿qué ha cambiado de repente?. Valverde asegura, ahora y nunca antes, que su salida estaba prevista para invierno. Qué callado se lo tenían, ¿no?. ¿Discreción o improvisación?. Y si no se lesiona Serantes, ¿a dónde pensaba Ernesto ceder a Iago en Diciembre con tanta seguridad de minutos?, ¿no tuvo Herrerín ofertas en verano o no se escucharon?, ¿no le parecerá a Iago también escaso quedarse sin jugar la Liga de la temporada que viene?.


Valverde es un hombre afortunado, le resuelven sus problemas sin mojarse. Su gestión de la portería había levantado muchas críticas, sembrando dudas lógicas al programar tanta rotación sin dar opción a la meritocracia y/o al buen momento de forma. Nos venden que la salida de Herrerín es por su bien, para jugar más en un equipo muy menor (lo que no quiso Gorka), sin la presión de un descenso asumible. Para demostrar que puede jugar más en el Athletic. El cinismo es agotador. Anda que Iago no hizo suficiente "mili" para volver acreditado al Athletic. El Athletic llega tarde al problema. Igual que con la cesión de Remiro al Levante. Solo importa su formación, nunca los resultados, y lo cedes a un equipo con el objetivo de ascender a primera. ¿Consecuencia?, al primer error al banquillo, que por ahí fuera la formación de nuestros cachorros les importa lo justo. ¿Volverá Remiro?, ¿aceptaría en el Bilbao Athletic en Segunda B?, ¿repetiría Ernesto con otro absurdo terceto?. Se acabó la broma, la milonga del entrenador moderno y revolucionario. Qué rápido caducan algunos argumentos, consecuencia de ocurrencias para medio contentar a todos y no convencer a casi nadie. Por cierto, si se lesiona Kepa o Gorka, ¿qué?, ¿subimos al "inexperto" del filial?.


EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA