El listón de Valverde

|


"Tenemos el listón muy alto", "la gente espera muchas cosas de nosotros". Así respondía Valverde al tropiezo frente a Osasuna. Sus palabras, maquilladas y matizadas pocos días después, vuelven a evidenciar la realidad de quien tantas veces emplea el discurso autocomplaciente que recuerda lo conseguido y que reprocha al resto una supuesta falta de reconocimiento público. El que tampoco quería gabarra. "Lo que piensas es en lo que te conviertes" (Buda). Sin la esperanza de hallar autocrítica ni asunción de errores en los discursos del txingurri, la teoría del listón y la exigencia injusta retrata a los conformistas, a quien calificó de "sobresaliente" terminar la Liga el séptimo, a los que establecen como objetivo de club clasificarse para la "segunda división europea" (en palabras del propio Ernesto). "Para ser un gran campeón tienes que creerte el mejor, si no lo eres haz como si lo fueras" (Muhammad Ali). El Athletic lleva un tiempo ofreciendo en el campo mucho menos de lo que de él esperan algunos. El dichoso listón no se ha subido por capricho ni por arte de magia, el club ha mostrado capacidad de saltarlo. Si alguno no se viese capacitado frente al reto de volver a batirlo que abandone, otro vendrá convencido e ilusionado por lograrlo.


¿Tan alto está el listón?. En absoluto. Echemos un vistazo al papelón europeo del Athletic. ¿Qué afición, tan exigente como pinta Valverde, habría tolerado estoicamente dos y tres bochornos consecutivos frente a rivales muy inferiores en el escalafón europeo?. Sí, ese del que algunos presumen solo cuando les interesa. Encajar ocho goles en tres partidos frente a Genk y Sassuolo es inadmisible y preocupante. ¿Es mucho pedir mejorar las dos últimas clasificaciones ligueras?. ¿Por qué sacar pecho de quedar séptimo por delante de Celta, Málaga y Espanyol?, ¿o de un quinto puesto tras un "mano a mano" desigual y bastante favorable con un desinflado Celta?. No encuentro entre estos rivales al Villarreal y el Sevilla de quienes los valverdistas tanto hablan. Será porque el Sevilla gana finales y el Villarreal pelea por la Champions. ¿No será más rentable y prestigioso competir directamente por la cuarta plaza y dejar de engañarse con la Copa de "el Barsa y el Madrí"?. Total, si te tiras de la Champions, no pasa nada porque la pifies en San Mamés con el Torino. Se olvida rápido cuando interesa. El listón lo marcan la competición, la talla de tus verdaderos rivales, y la exigencia de tus objetivos, nunca el discurso partidista de un técnico. Valoremos el presupuesto y el potencial de los equipos que están ahora mismo alrededor del Athletic en la clasificación de la Liga. ¿Contra qué molinos de viento se supone que luchamos?.


14 millones de euros ingresó el Athletic por la pasada Europa League. Lo mismo que habría facturado por sacar más puntos que el Villarreal en Liga (ganándole en San Mamés, por ejemplo) y por superar la previa de Champions. Lo mismo por alcanzar unos cuartos de final que por superar una eliminatoria. ¿Compensan por igual dos retos de probabilidad tan dispar?. ¿Es el Villarreal superior al Athletic?. "Después de escalar una montaña muy alta descubrí que hay muchas otras montañas por escalar" (Nelson Mandela). Algo no encaja cuando pagas salarios de Champions para cumplir con el objetivo de estar en la Europa League. Un presidente amigo, una prensa incondicional, y una afición adormecida en San Mamés. Cuánta comodidad, ¿verdad Ernesto?. Para qué complicarse la vida con la Champions y arriesgarse a otro fracaso por no saber competir. Pánico. Se juega en función de los miedos del Mister. Para que no me hagan daño a la contra, para no perderla, renunciamos a la posesión. "Sueña y apunta siempre más alto de lo que sabes que puedes lograr" (William Faulkner). Es cierto, algunos todavía esperamos mucho más: jugar al fútbol, dominar muchos más partidos y recuperar el nivel general con rotaciones que activen a todos. ¿Será posible con Valverde?, el que espera desespera. Ya vale de "dar el cante", no lo fiemos todo a remontadas imposibles y heroicas de cinco goles. ¿Pudiendo ganar el euromillón por qué felicitarnos por dos pedreas?. De tanto quejarse Ernesto del listón no deja de bajárselo a sí mismo.

 

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA