Palabra de Josu

|


Hace pocas semanas salía a la luz una entrevista en la que Aduriz afirmaba para la web de la UEFA: "me he dado cuenta de que muchas veces se desconoce y personalmente me entristece un poco. Estaría bien que se supiera. Nos ha pasado, ir a Italia y ver que no tenían ni idea de que jugamos sólo con gente de aquí". No ha pasado un mes y pareciera como si su mensaje hubiese llegado a destino. En la previa del partido frente a la Real era el presidente Urrutia el encargado de subsanar la supuesta deficiencia: "el Athletic es una utopía hecha realidad", presumía el presidente zurigorri. La idea está clara, y por estos lares más que el agua cristalina, pero lo llamativo no es el fondo sino la forma y el formato. El mismo Urrutia que marcaba desde el primer día una línea roja con su política de comunicación, a la hora de repartir comparecencias ante la prensa local, erradicando las filtraciones y reduciendo a sus ruedas de prensa su goteo de declaraciones, traicionaba una de sus leyes más sagradas concediendo una entrevista. ¿Quién fue el privilegiado?, pues el prestigioso diario francés L´equipe, del que seguro Josu es ferviente lector con suscripción anual incluida. Otra china en el zapato de su credibilidad.


En este Athletic no es novedosa la incoherencia, por desgracia. Ya repasamos algunas de las entrevistas que concedía Valverde en sus distintas etapas como entrenador antes de volver al banquillo rojiblanco, a pesar de haber asegurado públicamente que aquí, en el Athletic, mantenía la misma línea de siempre con la prensa, la de no acudir a los medios para nada. Pocas cosas hay más graves y lamentables que la mentira, probablemente mantenella y no enmendalla. El "Athletic media" no se ruboriza con sus idas y venidas, no entiende como un conflicto su permanente choteo informativo. Lo mismo boikotean una rueda de prensa del presidente con una "entrevista" en su web, que rompen a su antojo su errática política de entrevistas contra el enemigo, el de la trinchera de enfrente. Surge una pregunta: ¿por qué a un diario francés sí y a los de aquí ni agua?. Si alguno no vio ni escuchó la actitud de Urrutia con algunos periodistas bilbainos el chef les recomienda los minutos finales de su penúltima salida al ruedo. Mientras en Bilbao se encara con el AS y el Mundo deportivo, haciendo públicas conversaciones privadas; con un medio francés todo son atenciones. El "gure estiloa" informativo no es más que una batalla absurda en la que su protagonista no hace otra cosa que crear problemas con quien no los había.


En cambio, y según fuentes consultadas por "La hora del Athletic", la prensa deportiva bizkaina habría iniciado un intento para acercar posturas con el club, un primer paso para limar tantas y tantas asperezas provocadas desde Ibaigane. Se trataría de un escrito en el que los profesionales de la información invitarían al club a la reflexión, demandándole mayor respeto y margen de maniobra para el ejercicio de su actividad profesional en lo que al Athletic se refiere. Un punto de partida con el que empezar a dialogar. A expensas de la respuesta del club, presumiblemente después de la inminente asamblea de compromisarios, cabe preguntarse -sin muchas razones para el optimismo- si es esta la posición más adecuada por parte de la prensa. Tal vez, el paso de pedir respeto a quien supuestamente te lo ha perdido aumente la posición de fuerza del infractor en caso de negarse a rectificar. El Athletic sigue golpeando a su manera, demostrando que su discurso es ambiguo y mentiroso. ¿Acaso son tan duros los medios con el Athletic en Bilbao?, ¿no está permitida la crítica y la diferencia de criterio sopena de prohibiciones?. Una cosa es la buena voluntad y tender la mano, por intereses ajenos al terreno personal al que alude Urrutia, y otra bien distinta arriesgarte a poner la otra mejilla. Qué paradójico el concepto de Urrutia de la identidad. Para el fútbol incluye a un pueblo, para su comunicación excluye a los transmisores.

 

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA