Cerrados hasta Diciembre

|


La plantilla del Athletic para la primera vuelta de la temporada 2016-17 ya está cerrada. Y es importante matizar que por ahora y que para la primera vuelta de la Liga porque nadie se atreve a descartar alguna incorporación en el mercado invernal, como por ejemplo la de Berenguer si son ciertas las informaciones de que Osasuna no vería con malos ojos abordar su traspaso en unos meses. Entre el lío de la portería, basado en una falta de previsión y una pésima gestión en los tiempos de los tres protagonistas (cesiones, fin de etapa y renovación respectivamente), y los retornos de Aketxe y Saborit (a cual más sorprendente), Valverde cuenta en plantilla con 25 efectivos si sumamos las dos incorporaciones del Bilbao Athletic. Un número ligeramente superior a lo habitual en las cuentas del txingurri, condicionado también por la negativa de Elustondo a salir cedido al Leganés entre otras razones. En el Athletic se paga tanto y tan bien que luego cuesta un mundo desprenderse del repentino exceso de fondo de armario, y si se consigue aligerar hay que seguir pagando la mayor parte de las fichas allá donde el jugador vaya. Materia de reflexión.


Si hacemos un recuento rápido de altas y bajas notamos un evidente desajuste. En el primer equipo han salido Gurpegui, Ibai Gómez, Viguera y Kike Sola. En dirección contraria se han incorporado Yeray, Saborit, Vesga y Aketxe (dos repescas y dos promociones, todas ellas desde el filial rojiblanco). El reajuste de centrales, a pesar de que Bóveda tiene más boletos que hace unos meses para disputarle en serio la plaza a Etxeita, parece un recambio razonable para equilibrar unidades. Pero en los tres relevos restantes no se ve tal ecuanimidad. Si bien la salida de Ibai podría estar más o menos compensada con el retorno de Aketxe, no debemos olvidar que la disponibilidad del joven canterano es una incógnita pendientes todavía de la recuperación de su grave lesión de finales de la pasada temporada. De tal modo que, a día de hoy, en este puesto podríamos contar uno menos y serían 24 unidades. Es sin duda en la delantera donde ha llegado el desajuste, el hachazo, el recorte significativo de unidades. Por fin Valverde ha conseguido deshacerse, por unos meses, de aquellos con los que nunca contó. ¿Quién los trajo?, ¿por qué?.


Las salidas de los dos atacantes, dos delanteros centros por mucho que Ernesto se empeñe en algún caso en desaprovechar en banda el talento de quien llegó de Segunda división como ratonero del área con 25 goles en su haber ... dichas salidas no se corresponden con la vuelta de Saborit y el ascenso de Vesga, quien por cierto parece empezar a remover otro espacio en la plantilla, el ocupado por Iturraspe. En este caso, y aunque casi nadie lo eche en cuenta, más sentenciado podría quedar Mikel Rico, de quien casi nadie habla en la rotación del mediocentro. Así que salen dos delanteros (y no me olvido de Guillermo pero hablamos de delanteros que estaban en Lezama la pasada temporada) y entran un defensa y un mediocentro. ¿Está descompensada la plantilla?, ¿sobraban unidades en la vanguardia?, ¿sobrarían ahora en otras demarcaciones como por ejemplo el centro del campo?. Hay quien defiende que el recambio de Aduriz será Williams o Merino, pero ¿es necesario desvestir un santo en cualquiera de las dos bandas para vestir puntual indefinidamente a otro?. ¿No habría sido más conveniente tener un nueve suplente en cada convocatoria?. Mi apuesta en este dilema era Guillermo. Goleador, rápido, con movilidad y canterano (no hay que tirar la casa por la ventana para repescarle). El paso de las jornadas y el próximo mercado de fichajes dirán.

 

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA