Decisiones pendientes

|


En este verano rojiblanco sin movimientos, más allá de los propios de la operación salida, dos posiciones parecen destacar sobre el resto como protagonistas de casi todos los debates estivales de los corrillos y mentideros rojiblancos. La portería y la delantera. El tiempo pasa para todos, aunque en el caso de Aduriz bien pudieramos sospechar que al contrario, y va siendo hora de que en Ibaigane y en el banquillo zurigorri alguien se ponga las pilas y aclare el panorama. Una cosa es que Valverde reconozca públicamente que el objetivo para esta temporada es el mismo que hace un año, dando por sentado que aquel discurso de la mejora permanente ha pasado a mejor vida, y otra bien distinta no saber quién será tu portero titular o en quién descansará la alternativa a Aduriz cuando las circunstancias lo requieran. La falta de partidos oficiales en esta pretemporada parecen haber fomentado cierta pachorra en el Athletic, como si la Liga no estuviese a la vuelta de la esquina, como si estuviese todo claro y consensuado.


El lío de la portería es de tal calibre que ya han surgido voces que no descartarían que Valverde rompiese con la tradición de que el tercer portero del primer equipo fuese el del Bilbao Athletic. Y es que, por mucho que Iraizoz niegue la mayor en rueda de prensa (algo previsible, por cierto), no se entiende que el club renueve a Herrerín en Junio hasta 2019, que Valverde le diga a Kepa que desoiga ofertas de primera división para volver a salir cedido, y todo para que Iraizoz siga siendo el titular indiscutible. A alguien se le han atragantado los plazos y lo más contradictorio de todo es que Iraizoz sigue dando un alto nivel. Es como si Ibaigane fuera por un lado y Valverde por otro. Lo cierto es que, si Kepa es la apuesta de presente y futuro para la portería rojiblanca, no se entendería repetir con la dupla Gorka - Iago una temporada más. Es más, tal vez habría sido más prudente y aparentemente más organizado haberle propuesto a Iraizoz su salida pactada con algo más de antelación. ¿Para qué darle más partidos a Iraizoz?, ¿para que demuestre que debe seguir de titular?. Si es Gorka el damnificado a ver quién es el valiente que sigue sosteniendo que las pretemporadas son para demostrar al Mister que mereces ser titular.


En la delantera el lío parece menos gordo, aunque la incertidumbre razonable de si Aduriz mantendrá su nivel físico una temporada más es más que fundada. Ante la hipotética necesidad de darle descanso al goleador rojiblanco caben dos alternativas, que su relevo salga desde el banquillo o que Valverde opte por recolocar a algún mediapunta como nueve para hacer el cambio en la línea de tres. La disyuntiva tiene sentido. En el primer caso podríamos plantearnos la convocatoria de un segundo delantero centro específico y en el segundo sería factible que jugadores de banda como Williams o Sabin Merino pasaran durante el partido a la posición de ariete. No olvidemos la fijación de Valverde por colocar en banda a todos los posibles recambios de Aduriz, salvo a Sola, que lo coloca bien lejos de Lezama en cuanto puede. Según algunas encuestas sería Sabin Merino la opción más aceptada entre la afición tuitera. En tal caso, una de dos, o Sabin es titular en banda por delante de Muniain o Susaeta, o preveemos que uno de los tres cambios sería de "nueve por nueve". No siendo partidario de desvestir un santo en cada partido para vestir otro, voto por Guillermo como nueve suplente y recambio específico de Aduriz. Kepa y Guillermo, canteranos con proyección, presente y futuro.



EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA

cabecera