Más difícil todavía

|


Repasando los fichajes del Athletic de las últimas cinco temporadas cuatro nombres sobresalen por motivos más que evidentes: Ánder Herrera, Aritz Aduriz, Beñat Etxebarria y Raúl García. Dos futbolistas de Lezama madurados fuera y dos apuestas por talentos del exterior. A falta de retornos contrastados de ex-leones, el siempre limitado mercado rojiblanco apunta a tratar de volver a apostar por jugadores consagrados no surgidos de la cantera de Lezama. Los nombres de Azpilicueta y Monreal encabezan una terna en la que asoman otros como Oyarzabal, Iñigo Martínez y algún que otro zaguero de Osasuna. ¿Necesita el Athletic salir al mercado para reforzarse?, ¿a qué precio?, ¿para qué posiciones?. La sombra de otras temporadas no tan lejanas, en las que parecía que había que fichar sí o sí, casi sin criterio y a lo que se moviese, planea cada verano en la opinión pública y la publicada. La escasez de opciones y el elevado nivel de la actual plantilla condicionan cualquier incorporación si no es para aportar un plus.


Echando la vista un poco más atrás es más fácil darse cuenta de cómo ha cambiado el contexto. En la temporada 2007-08 el Athletic cambiaba de arriba a abajo, buscando un nuevo rumbo para salir de un bienio negro de la mano de una nueva junta directiva y un nuevo técnico. Había tanto que cambiar que la plantilla no quedó al margen. Iraizoz, David López, Aitor Ocio, Ion Vélez y Muñoz fueron los primeros en llegar, los que abrieron un debate acerca de la necesidad de fichar por fichar, según algunos. La tendencia se mantuvo con la llegada de otros como Del Olmo, Iñigo Vélez, Toquero, Castillo, De Cerio, Igor Martínez, Urko Vera o el propio Viguera. ¿Se había abaratado en exceso vestir la camiseta rojiblanca?. Sin ir más lejos, la temporada pasada se incorporaban futbolistas como Elustondo, Eraso o Bóveda. Incorporaciones de las que ha costado encontrar padrino y que han contado con poca complicidad por parte de Valverde.


Empieza la pretemporada más tranquila y reposada de los últimos años europeos en el Athletic y la gente se pregunta quiénes y cuántos serán los fichajes de Urrutia. Aquellos que le prometió a Laporte para terminar de convencerle para que renovase, convirtiéndole en el mejor pagado de la historia rojiblanca. ¿Querrán venir?, ¿cuánto dinero estaría dispuesto el club a gastarse en dichas operaciones?. Y en este sentido, ¿quién debe fichar?, ¿el club, el entrenador o la secretaría técnica?. ¿Acaso hay alguna apuesta de futuro en el mercado rojiblanco que urja acometer al margen del criterio de quien hace las alineaciones?. Si el objetivo pasa por mejorar el quinto puesto en Liga y los cuartos de la Europa League tal vez sea necesario esforzarse en reforzarse, que no se repita aquella temporada de Champions con Viguera como único refuerzo veraniego. Pero ojo, que nadie se sorprenda -a excepción de Laporte- si no hay fichajes de relumbrón y nos venden aquello de que nuestros mejores fichajes son los recién renovados y recuperar la mejor versión de lesionados y jugadores en muy baja forma. Los resultados y la exigencia de cada cual serán los encargados de evaluar a partir de ahora. Se abre el mercado, hagan sus apuestas.


EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA