Sorpresa en la portería

|


Que levante la mano aquel que intuyera que Valverde no fuera a contar con Iraizoz como titular para la portería rojiblanca la próxima temporada. Supongo que casi nadie, y menos a tenor de sus actuaciones de los últimos tiempos. Pero, según las informaciones de varios medios bilbainos, el txingurri se habría reunido con el guardameta navarro para aconsejarle que escuche ofertas desde ya. La alternativa es Kepa Arrizabalaga quien, después de un año y medio de cesiones habría encontrado sitio en los planes de Valverde y con efecto casi repentino. Lo que ocurre es que Iraizoz se niega a salir con un año de contrato por delante, así que habemus lío con tres porteros para dos puestos. A no ser que alguien convenza a Herrerín de sacrificarse por un año, hasta que Gorka termine su vinculación con el Athletic, según parece calentando banquillo en el mejor de los escenarios. ¿Alguien calculó mal los tiempos de las cesiones de Kepa y la renovación 1+1 de Iraizoz?. Parece todo tan rápido, tan por sorpresa.


Pero las locas aventuras en la portería del primer equipo escribieron y no hace demasiado tiempo capítulos mucho más sui generis. Al principio de la temporada 2007-08, con la llegada de Caparrós al banquillo, el Athletic tenía una terna de porteros sin precedentes. Unai Alba sale del club. Llega Iraizoz fichado del Espanyol y Lafuente sale cedido en la misma operación. Aranzubia renuncia a un ofertón del Zaragoza de 4 temporadas con un año de contrato en Bilbao, según sus palabras porque "me ha podido el corazón". Gorka se lesiona en la jornada 12ª, le releva Aranzubia hasta la jornada 19ª en la que reaparece Gorka y recae de su lesión. Aranzubia juega dos partidos. Para la jornada 22ª llega Armando del Cádiz que termina de titular toda la segunda vuelta. Visto así, tres porteros parecen pocos. Paradoja, tanto la llegada como la salida de Gorka provoca atropellos y overbookings varios.


Pero volvamos al presente. ¿A qué viene esta decisión de Valverde?. No es la primera vez que Ernesto quiere "cargarse" a quien lo estaba haciendo razonablemente bien, pero cuesta recordar precedentes de titulares indiscutibles que de la noche a la mañana no se cuente con ellos estando en un buen momento. Tanto Iraizoz como Herrerín han rayado a buen nivel. Tal vez podíamos esperar una transición más "razonable", con Iraizoz y Kepa en el primer equipo repartiéndose competiciones. Pero Ernesto tiene estos bandazos, y lo peor es su incapacidad para convencer a casi nadie de escuchar ofertas cuando no cuenta con sus servicios o prevé que así pueda ocurrir. Tampoco ayuda la descoordinación entre Ibaigane, la dirección deportiva y el banquillo (véase la renovación de Saborit). La decisión de Valverde y la respuesta de Iraizoz crean un nuevo problema, cabe preguntarse si Gorka irá al banquillo en perjuicio de Herrerín o si el Athletic aguantará con un peso pesado de la caseta en la grada. ¿Y tú qué opinas, José Mari?.


EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA