Europa a la primera

|


La época europea más reciente del Athletic, según la mayoría de historiadores contemporáneos a partir de la temporada 2009-10, comprende siete temporadas. De las cuales, el Athletic participó en la Europa League en cinco ocasiones. Será a la sexta, la próxima temporada, cuando los rojiblancos lo consigan por primera vez en esta "belle epoque" sin el lastre de las previas veraniegas ni sucedáneos. Un "éxito" garantizado en buena medida por el bajón de puntos requerido para la quinta plaza en comparación con la temporada anterior, pasando de los 76 del Sevilla a los recientes 62 del Athletic. Tengamos en cuenta que solo en 2 de las 11 últimas campañas la puntuación de un quinto clasificado fue inferior a nuestros 62 puntos. Pero, ¿cómo ha llegado el Athletic a las fases de grupos en estos últimos años de acceso casi continuado con Caparrós, Bielsa y Valverde?. ¿Podemos aspirar a más?.


En dos de los cinco precedentes se consiguió jugando la final de Copa contra un Barcelona campeón de Liga. Un rebote que permitió disputar dos Supercopas y que condenó a los rojiblancos a sendas eliminatorias previas: 2009-10 (Young Boys y Tromso) y 2015-16 (Bakú y Zilina) no sin importantes sofocones. En una tercera ocasión (2011-12) el Athletic accedió tras haber quedado sexto en Liga y disputando -a medias- la previa del Trabzonspor, para lo cual, el Athletic sumó 58 puntos (una de las dos excepciones a la baja anteriormente comentadas). Aquella eliminatoria no llegó a completarse por la descalificación de otro equipo turco antes del partido de vuelta. La cuarta (2014-15), también de rebote, fue consecuencia de la eliminación de la Champions después de una fase de grupos que Valverde reconoció a regañadientes como una "decepción" y un "fracaso". El Torino pasó por encima de los leones en la vuelta de San Mamés. 


Y la quinta al inicio de la 2015-16. El cuarto título europeo del Sevilla propició que cinco clubes de nuestra Liga se clasificasen para la Champions, el sexto clasificado fuera directo a la fase de grupos de la Europa League, y el séptimo (el Athletic) disputase las dos previas. Es la sensible diferencia entre un equipo campeón y aquel que se conforma con participar, salvo que Valverde reconozca públicamente ambiciones mayores. Será esta próxima temporada la primera de seis sin rebotes ni previas, tras una Liga en la que el sexto también podría evitarse cualquier previa si el Sevilla pierde la final de Copa con el Barcelona. ¿Cuál fue el mérito hasta ahora?. ¿Ser finalista de Copa?, ¿clasificarse "vía Liga" con dos de las puntuaciones más bajas de la última década?, ¿beneficiarse de la sanción a un tercero ?. Tres clasificaciones de rebote y dos bajas puntuaciones conforman ese bagaje previo del que tampoco debiéramos presumir. Nada que no pueda enmendar una receta a base de ambición, competitividad, y exigencia total.


EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA