Au revoir, Laporte

|


Cosas de la ciclotimia rojiblanca. En apenas unas horas hemos pasado de lamentar la salida de Laporte al Manchester city a lamentar que una hipotética grave lesión le impidiese salir bajo pago de su cláusula. Según las informaciones periodísticas y médicas, Laporte podrá volver a los terrenos de juego a final de temporada, lo que supondría su consiguiente fichaje por el club que entrenará Pep Guardiola. Pero, al Athletic todo esto ¿qué le va a suponer?. Pues de entrada una inyección económica de la que nadie en el club osará presumir. Nos lo volverán a vender como un dinero involuntario, casi sucio, como si proviniese de una operación indeseada. Pero algunos no se han enterado de que las cláusulas las carga el diablo, y que colocar esa condición de salida en los contratos puede ser el punto de partida perfecto para una negociación con un único punto en el orden del día. Tanto vales, por tanto sales.


Después de los casos de Javi Martínez y Herrera, el Athletic volvería a caer en su propia trampa con Laporte. La trampa de creer o hacernos creer que una cláusula, en este caso renovada tantas veces como han sido posibles y en muy poco tiempo, puede espantar a los multimillonarios codiciosos que buscan como el comer un central zurdo y joven, con experiencia y mucha proyección. Es un hecho, en este Athletic los buenos se van. El mecanismo anticuado y medieval, más propio del aldeanismo en un mercado global y sin escrúpulos, vuelve a fracasar. Las cláusulas de rescisión, apenas vigentes en una Liga española que no deja de abochornarnos cada fin de semana, quedaron obsoletas y solo consiguen sacarnos los colores. Aquel que quiera irse lo acabará haciendo. Solo depende del tiempo que cualquier muestra de orgullo baturro deje de entorpecer el proceso. Por cierto, ¿por qué Muniain renovó por tan pocos años y a la baja?


El siguiente paso, inmediato por la lesión de Laporte, será buscar relevo. Y más aun teniendo en cuenta que Gurpegui también abandonará la nave del primer equipo con su retirada. Valverde cuenta con Etxeita, Elustondo y Bóveda como alternativas para dos puestos, teniendo en cuenta a los más habituales y probables de esta campaña. Ya suena con fuerza el nombre de Iñigo Martínez, central de la Real. Aquel que en su día afirmaba sin rubor: "nunca me iría al otro bando", "no creo que el Athletic pague al enemigo". ¿Qué opinarán los defensores de las esencias?, ¿mirarán para otro lado como con Raúl García mientras siguen vendiendo populismo con las cláusulas?. Lezama ha podido descubrir, en Segunda división, a un central de garantías y proyección. Yeray Álvarez. No estaría mal darle prioridad y hacer justicia con el Bilbao Athletic, a pesar del abandono de la cúpula de Lezama durante esta temporada. ¿30 millones por otro renegado?, ¿mejoraría lo que tenemos?.


EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA