Champions posible

|


A falta de nueve jornadas para el final la clasificación no miente. El Athletic sigue en su escalada particular, y tras asegurar prácticamente su concurso en la próxima edición de la Europa League parece asumir el reto de pelear con Villarreal y Sevilla por una cuarta plaza que hace unas semanas parecía perdida. Seis puntos más el gol average tienen la culpa, en un momento de la temporada en el que el Villarreal parece haber perdido fuelle mientras que hispalenses y rojiblancos vienen de menos a más avalados por los resultados. También promete la próxima jornada de Liga, en la que los dos rivales rojiblancos se medirán frente a Madrid y Barcelona mientras que los leones rendirán visita a un Espanyol en horas bajas que tampoco parece estar a mejor nivel que Betis, Deportivo o Sporting. El calendario vuelve a ser propicio para un Athletic que puede seguir recortando distancias con la cuarta plaza, y todavía hay tiempo.


Ahora que nos faltan puntos nos acordaremos de algunas oportunidades perdidas, entre otras de los dos partidos frente al Villarreal. En el Madrigal Valverde rotó sin control, pensando más en la visita posterior del Madrid a San Mamés, y su once de circunstancias sucumbió ante el submarino amén del arbitraje. Todo ello en un contexto de gestión de plantilla en el que ya habían saltado algunas alarmas en la eliminatoria con la Zillina o tras la derrota de Alkmaar. Ernesto priorizaba la Liga pero en Villarreal se perdieron tres puntos rotando frente a un rival directo que ahora sabrían a gloria. En la segunda vuelta, el submarino rascó un punto y el Athletic más parecía haber perdido dos. Desde entonces el Athletic le ha remontado a los de Marcelino cuatro puntos en seis partidos y con esta nueva inercia positiva todo parece posible. Ahora cada partido es fundamental, y el del Espanyol casi más que cualquier otro.


Pero Valverde es consciente de la ilusión que genera la Europa League en Bilbao y en su propio vestuario. Tanto que ha cambiado su política de prioridades y, sabiendo que la clasificación europea vía Liga está muy en el bolsillo, no duda en apostarlo casi todo a las eliminatorias del KO. El Athletic llega al momento de la verdad con el fondo de armario más o menos a tono y con un sistema de rotaciones muy similar al que se la pegaba hace meses. Solo han cambiado dos cosas desde entonces, que el fondo de armario está más rodado y que la Liga ya no es el alimento exclusivo. Ser capaces de afrontar la visita del Betis con siete cambios en tu once de gala, superar con creces el escollo, y dar descanso a unos cuantos para la cita de Mestalla son pruebas fidedignas del cambio. Es el momento de la ambición y de las decisiones correctas. Seguir adelante en Europa y pelear por la cuarta plaza. Dos retos. Dos ilusiones. Dos objetivos.


EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA