Conexión celestial

|


Corría el minuto nueve de la segunda parte en Marsella. Un balón en largo de Herrerín buscaba la cabeza de Sabin Merino, acción un tanto atípica al no ser el receptor habitual de esos balones. Aduriz estaba predestinado para otros menesteres, porque "el zorro" es ese jugador diferente y espectacular que no deja de sorprender a propios y extraños. Su zapatazo resonó en toda Bizkaia, retumbaba en todas las casas Athleticzales del mundo, atónitas ante la obra de arte de un delantero sublime. El partido, aburrido y tedioso su primer acto, nacía de cara. Alguna mente bien pensante había confiado los mandos de la narración de esta eliminatoria en las manos y la voz de Jaime Ugarte. Los oyentes de "La hora del Athletic", y por supuesto quien escribe, tenemos la suerte de escuchar cada semana las reflexiones de un maestro del periodismo, sestaotarra de pro, y rojiblanco hasta las cachas. 


Es verdad eso que dicen de que una imagen vale más que mil palabras. La facultad de periodismo y su vocación quisieron juntar a Jaime con otras de las referencias -ya eternas- del periodismo deportivo en Bizkaia, Jose Iragorri, por siempre recordado y querido. Y tampoco fue casualidad que se juntasen en Marsella con otro crack. Aduriz marcaba un golazo y Jaime Ugarte lo narraba al "modo Jose Iragorri" cuando en la narración del gol apeló al delantero rojiblanco con el mote característico de "el zorro" con el que durante años le gritaba "Hoss" cada vez que Aritz hacía de las suyas. Y qué decir cuando cerraba su alocución de la jugada con la expresión "bakalao del Athletic". Sin comentarlo con el profe Ugarte, apuesto a que no fue una ocurrencia casual sino un precioso homenaje póstumo a un compañero y amigo que también lo estaría cantando y celebrando como antaño desde su privilegiada cabina.




La familia del Athletic vibra aun más cuando una "conexión celestial" nos permite recordar a los eternos y seguir disfrutando de los grandes. Te crea una emoción especial saber que el Athletic está en las mejores manos periodísticas. Y aun así es curioso, estaba uno más nervioso porque le fuera bien al narrador que por el Athletic. La vuelta al ruedo de Jaime Ugarte fue como tenía que ser, por todo lo grande. Con victoria del Athletic, una retransmisión impecable, y el gesto humano y cariñoso de quien sabe elegir el momento y el lugar para "versionar" a un colega de profesión. Es un placer coincidir y un privilegio aprender de tus propios referentes, banderas de la humildad y del gusto por mimar cada detalle. Gracias maestro por el detallazo de recordarnos a Iragorri la noche en que volvías a contarnos, unos años después, las peripecias de nuestro Athletic. BEIN ATHLETIC.



EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA

cabecera