Póker de porteros

|


La reciente renovación de Remiro, portero titular del Bilbao Athletic, hasta Junio del 2019 ha reabierto el debate, la revisión crítica de la portería y sus posibles inquilinos a partir de la próxima temporada. El póker lo completan Iraizoz- titular y con contrato hasta Junio con opción de renovar una campaña más con 35 años-, Iago Herrerín -suplente habitual de Gorka y con contrato hasta Junio de 2017-, y Kepa Arrizabalaga- a priori la gran ilusión rojiblanca para ocupar la portería de San Mamés a corto o medio plazo-. Y es precisamente en ese plazo donde empieza el debate. ¿Debe el Athletic renovar a Iraizoz una tmeporada más en Junio?, ¿es el momento de Kepa?, ¿qué se debería hacer con Remiro si el Bilbao Athletic vuelve a la Segunda B?, ¿debe tener Herrerín su oportunidad?. 


La primera incógnita a resolver para acertar con el tiro está en el banquillo. Una temporada más asistimos al cortejo de la prensa deportiva que asiste, cada vez en menor cantidad, a Lezama para con el txingurri. Se ha convertido en tradición que a partir de Febrero tengamos que deshojar la margarita del principal responsable del pimer equipo. ¿Será Valverde quien decida sobre la cuestión o lo hará otro entrenador?, ¿influirá en alguna medida la opinión de Amorrortu, azote del filial y director itinerante de la cantera?. Puede que sí y puede que no. El club se reserva la potestad de ir renovando contratos bajo su particular criterio, condicionando en parte las decisiones a futuro de quien corresponda. Pero, ¿será posible seguir apostando por cuatro porteros en las mismas condiciones?. Con un portero en edad avanzada, otro llamando a la puerta, un eterno suplente y un cuarto con potencial, la decisión no parece fácil.


Es más que factible que el Athletic opte por renovar a Iraizoz en Junio y darle su última campaña en el club. La duda radicaría en saber quién sería su partener y en qué condiciones. Dando por hecho que la maduración de Kepa en Segunda ha sido la correcta, no sería descabellado que pugnara con Gorka por la titularidad al tiempo que durante la próxima campaña se fuera dando el relevo natural. En este escenario sería Herrerín el que debería buscarse una salida, quién sabe si en forma de cesión, tal y como hiciera Lafuente en su momento. La gran apuesta pendiente sería Remiro que, después de una temporada sobresaliente en el colista de Segunda, seguiría progresando mucho mejor en un Segunda división que en Lezama en Segunda B. No será por ofertas, eso seguro. El debate de la portería asoma en el horizonte, sobre todo porque nadie duda de que por primera vez en mucho tiempo sobran candidatos de presente y futuro para una de las porterías más grandes y exigentes del fútbol mundial.


EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA

cabecera