La cubierta de la discordia

|


Tercera temporada en el nuevo campo. El Athletic se dispone a disminuir el alcance de las caladuras masivas en los días de viento y lluvia después de unos cuantos retoques en la fachada del estadio, después de dar a entender que con el campo cerrado se acabarían los problemas, y después de prometer una serie de sesudos estudios que debieron hacerse antes de levantar la primera piedra. Tres años después Urrutia presenta ante sus compromisarios un buffet de bocetos, de estéticas y precios variados, con los que la directiva pretende satisfacer parte de las peticiones de los más damnificados, de los descontentos con el club por una subida de cuotas brutal y una falta de atención indignante. Diez millones de euros que añadir como sobrecoste para otro parche, para otra evidencia más de una chapuza histórica. 


Idom -empresa ingeniera en la construcción del estadio- propuso una cubierta descartada en San Mamés Barria por su elevado costo y fue misteriosamente vetada cuando quiso contar públicamente su versión. El Athletic se parapetaba ante las críticas detrás de sus socios capitalistas, teóricamente pendiente de conocer cuántos participarían de la dolorosa derrama y queriendo parecer ajeno a una desconexión patente y un rosario de declaraciones contradictorias. No parece coherente que los políticos se desentiendan justo ahora de San Mamés, ni tampoco admisible que nadie asuma ninguna responsabilidad como padre de la criatura. Te mojas en el aeropuerto, te resbalas para cruzar la ría, y te calas en San Mamés. ¿Por qué construimos de espaldas a la realidad?. Había que cumplir como fuese con los plazos de construcción rebajando en exceso el presupuesto, y de las prisas y los recortes estos lodos.


¿Prometió el club localidades de secano en las oficinas habilitadas para su reserva?. ¿Quién aceptaría la misma localidad mucho más cara y más expuesta a los elementos?. Mientras el Athletic reconoce implícitamente con otro parche la enésima neglicencia, la cubierta tampoco parece contentar a una masa social que esperaba una rebaja de cuotas. El Athletic se ha quedado solo en este desaguisado, cual pagafantas. ¿Por qué no una rueda de prensa conjunta y transparente de San Mamés Barria e Idom?, ¿cuántos quedarían con el culo al aire?. Eso por no hablar de los que se seguirán mojando con cubierta o sin ella, o de que la nueva orientación del campo, encajado por capricho, ha reducido bastante el impacto de la luz natural sobre el maltrecho cesped, con el consiguiente gasto en luces artificiales. Hay socios y socias que apenas se mojaban en el viejo San Mamés y que ahora se calan pagando mucho más, ¿por qué la insolidaridad de algunos?, ¿qué ganan a cambio?. Habrá cubierta, ¿cuál será la siguiente?.


EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA