Daños colaterales

|


A caballo entre la autoritas de Lezama protagonizada por Amorrortu y los caprichos del primer equipo tripulados por Valverde. Así ha de funcionar Ziganda en la temporada del ascenso a segunda división. Cómo han cambiado las cosas de un tiempo a esta parte, de cuando el técnico del primer equipo aseguraba que no había un cachorro de la factoría rojiblanca que pudiera mejorar lo que tenía en plantilla ... a este tiempo en que el tráfico de promesas vuelve a ser una realidad. Tal vez sea el de Iñaki Williams el ejemplo más "exportable", pero no es menos relevante el de Iñigo Lekue, seguramente el que mejor evidencia las consecuencias de tanto "metete", sobre todo cuando el éxito asoma. La posición de un desautorizado Ziganda es tan complicada que solo le queda la desagradable misión de tragar con un recorte de sus funciones mientras ha de salir públicamente a apagar fuegos de terceros, ocupando o más bien sustituyendo a otros en sus obligaciones directivas. La nula independencia de un Bilbao Athletic profesional conlleva una desventaja más allá de la edad de la plantilla o la filosofía de club, pero no todos los obstáculos son insalvables.


En el "caso Lekue" Ziganda ha dado bandazos. Con ficha del filial pero en la dinámica del primer equipo desde la pretemporada, Lekue iba convocado por Ziganda a principios de Septiembre para recibir al Mallorca en San Mamés con la siguiente explicación del técnico navarro: "coincide en esta ocasión que viene bien al filial un refuerzo como Lekue y al primer equipo porque mantiene el ritmo de competición, va a jugar un partido de nivel, contra un rival de categoría. Es una situación que todos tenemos asumida y aceptada". Pues ni mucho menos. Apenas un mes después Ziganda tuvo que defender una cosa y su contraria en menos de 24 horas: "En principio sí viene, sí. Aprovechará el partido para tener ritmo de competición y en una posición que nos viene bien. A priori es más natural para todos" y al día siguiente: "dándole vueltas, y si el primer equipo no considera prioritario que necesita minutos, consideré más justo que juegue uno de los que está en el día a día con nosotros". El tira y afloja entre lo "justo" y lo "conveniente", entre Amorrortu, Valverde y Ziganda pero con un joven talento de por medio al que volver loco. Su enésimo daño colateral.


Lekue ha ido convocado este Sábado con el Bilbao Athletic y fue titular frente al Mirandés en Anduva. La explicación de Ziganda en rueda de prensa, antes del partido, no existió. En parte porque la prensa allí reunida no quiso apretarle ahondando en su propia contradicción, en parte porque se sobreentiende que Ziganda no es el responsable de semejante desaguisado funcional. Que aquel que salió a defenderte públicamente tenga que tragarse estos sapos no es de recibo, ni siquiera en este tramposo contexto que envuelve al Bilbao Athletic con mensajes del tipo "la clasificación no es lo más importante" o "queremos ver a todos los chavales". No son verosímiles en un técnico ganador que quiso mantener en su equipo a los cedidos al Leganés. Mientras tanto, en el primer equipo, seguimos asistiendo a la frustración de aquellos que subieron del filial y sufren el desgobierno de los medallistas de debutantes, los galardonados por el resultadismo de la desprestigiada LFP. Ager Aketxe apunta a salir cedido ya, un año y medio después de que Valverde le regalase los oidos públicamente. El casting de mediapuntas tiene estas cosas, te cargas jugadores canteranos para terminar tirando de chequera. Ya se nota la mejora en Lezama. Zorionak a los premiados.


EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA