Otro Athletic

|


Solo han pasado dos años. Seguro que cualquiera recuerda aquel once titular con el que Valverde alcanzaba la gloria de la cuarta plaza hace solo dos temporadas. Con lo que le costó dar con las dichosas teclas, sobre todo de la mediapunta, y lo bien que se encarriló aquella segunda vuelta en la que los rivales pasaban por San Mamés como visitante del matadero. En el fútbol el tiempo pasa incluso más rápido que en otras facetas de nuestra vida, condicionados por los resultados y los momentos de forma los grupetes de máxima confianza de los entrenadores deben dar el doscientos por cien de sus capacidades para llegar a buen puerto en Mayo. Pero en el Athletic valverdiano seguimos asistiendo a la enésima transformación del once titular. Un proceso incompleto desde la marcha de Ánder Herrera y que ahora hace saltar las alarmas en otras posiciones. Las bandas y el lateral izquierdo han sido las más comentadas. Entonces, ¿qué ha cambiado en apenas dos años?.


Ha cambiado que Iraola ya no es dueño del lateral derecho, y que De Marcos sigue sin ofrecer siquiera la mitad de sus prestaciones, ni en ataque, ni aprendiendo el oficio de un buen defensa. Ha cambiado que Gurpegui está en el tiempo de descuento de su carrera profesional, y que Etxeita ha pasado de central defenestrado a internacional indiscutible en el eje de la zaga. En la defensa no ha cambiado la frustración por la no llegada de Monreal, el problema es que el club ha decidido eliminar la nómina de competidores zurdos de Balenziaga y Valverde se la juega con diestros en la izquierda. En el centro del campo ha cambiado casi todo. Los Iturraspe y Mikel Rico, otrora indiscutibles, pasaron a mejor vida. Relegados por las lesiones y la falta de ritmo han visto como Beñat y San José les han comido la tostada definitivamente. En las bandas también estábamos de cambio. Susaeta había perdido su puesto ante la irrupción de Williams y Muniain parecía cogerle el puntillo a la mediapunta dejando huérfano el costado siniestro. ¿Seguirá Susaeta o recuperaremos a Williams?, ¿Quién se hará con la parcela izquierda?. Y no me olvido de la mediapunta. El gran quebradero de cabeza de Valverde durante estos dos años. El casting más largo de la historia acabó en tablas y tuvo que intervenir Urrutia sacando a pasear la chequera, casi sin estrenar, para solucionar el problema. 


La llegada de Raúl García pareciera como si pudiera subsanar todas las deficiencias ofensivas del equipo, porque lo mismo es el mediapunta que no teníamos, que el relevo de Aduriz que nos falta, o el jugador de banda con gol que soñamos. El caso es que, sin contar el puesto que Susaeta parece haber recuperado por el momento, son seis los titulares que han cambiado en cosa de dos años. No serían muchos si no hablásemos de un proyecto en el Athletic, ese club tan distinto que apenas puede reforzarse y que apuesta por la continuidad como base para progresar. Y en esta búsqueda seguimos. Buscando las primeras victorias fuera de casa y tratando de averiguar a qué quiere Valverde que juegue su equipo. Ayer escuché a Howard Kendall en la rueda de prensa del día de su cese, haciendo autocrítica sin echar balones fuera y reconociendo la máxima exigencia, la de ganar títulos, en un club que para él era grande. ¿Dónde quedó todo aquello?, ¿en qué momento del camino perdimos esa ambición inconfundible?. Howard acababa de ser cesado y comparecía públicamente para responder todas las preguntas sentado al lado de su presidente. Añoranza de cómo éramos. Aquello sí que era "gure estiloa", con esa mezcla casi perfecta entre lo british y lo bilbaino. Descansen en paz.


EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA

cabecera