Poco Athletic, muchas dudas

|


La primera pachanga con público en San Mamés de la pretemporada deja muy pocas certezas y mantiene buena parte de las dudas heredadas del curso anterior. Vaya por delante que esto de la Q3 de la Europa League -terminología más propia de la Fórmula 1- no parece el escenario más idóneo en el que observar los avances de un Athletic que tampoco ha tenido rivales de un mínimo empaque en sus bolos veraniegos. El todavía inexistente debate futbolístico ha dejado paso a una duda periodística razonable, ¿qué iba a ser más complicado?, ¿situar Azerbayán en el mapa o pronunciar el nombre del club islandés?. Bromas aparte, el entrenamiento de puertas abiertas contra el Inter Bakú confirma a Eraso como el máximo goleador en una pretemporada en la que la falta de puntería ha vuelto a dar preocupantes síntomas, y a Herrerín como ese portero meritorio y efervescente que Valverde termina disolviendo en el agua de la Copa más pronto que tarde.


El Athletic sigue sin arrancar, será porque todavía es muy pronto como para ver una versión ligeramente mejorada de los Iturraspe, Susaeta, Ibai y compañía. El listón de exigencia está muy alto, no olvidemos que para Valverde es de sobresaliente haberse clasificado para disputar esta previa de la previa contra el Inter Bakú. Lo cierto es que los leones no han sido capaces de sentenciar la eliminatoria en San Mamés y tendrán que aplicarse más de lo razonable en la vuelta y sobre hierba artificial. Tampoco es baladí notar que el once presentado en el primer partido oficial de la temporada podría distar bastante del once de gala más probable. La batería de lesiones que no deja de dar ambientillo a la enfermería rojiblanca no permite al txingurri rodar a su bloque de confianza y ya sabemos lo que pasa cuando tardas en ponerte al día, que la Liga no perdona y termina afectando al rendimiento en el resto de competiciones.


Todavía quedan muchas dudas por resolver. Hay quien apunta que en la portería seguirán las rotaciones de la campaña pasada. Habrá que ver qué pasa con De Marcos cuando vuelva Bóveda, con Balenziaga si llega Monreal o con Iturraspe cuando vuelva Mikel Rico. Quién ocupará la banda izquierda en ausencia de Muniain y si el de la Txantrea volverá como mediapunta. Qué será de Susaeta cuando se recupere Williams, si será Eraso el mediapunta de último pase y llegador que lleva buscando Valverde desde hace un año, o cómo encajarán Elustondo y San José en una medular en la que sigue pareciendo indiscutible un inspiradísimo Beñat. Tal vez ambos pinten más como centrales con permiso de Laporte, Etxeita y Gurpegui. Está claro que el Bakú no es el Nápoles, casi tanto como que el Athletic sigue en fase de acoplamiento con numerosas probaturas en los albores de la tercera temporada consecutiva del txingurri en el banquillo. Y lo que nos queda.


EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA

cabecera