Vasilije Djokic: del Athletic "para toda la vida"

|

Whatsapp entradas

Vasilije es serbio, de Belgrado. Acaba de cumplir veintiséis años el pasado mes de Noviembre. Es profesor asociado en la escuela de ingeniería eléctrica y ciencia informática y además ejerce de entrenador de fútbol desde hace más quince años. Hace tiempo que le contacté por redes sociales y pese a reconocerme su abandono temporal del mundillo virtual apenas tardó unas pocas horas en responder y mostrarse ilusionado en colaborar con su historia. Me quedé muy sorprendido de encontrarme a un joven tan lejos de Bilbao y tan "fascinado" por el Athletic, tal y como él mismo relata. Su historia con el Athletic comenzó con un gol en una eliminatoria previa de la Europa League: "cuando era un niño veía partidos del Calcio. Sabía que en la Liga había un equipo relegado en las noticias, silenciado por su escaso movimiento en el mercado de fichajes. No lo conocía, recuerdo que empecé a interesarme después de aquel gol de Muniain al Young Boys, en 2009. Leí sobre su récord goleador en algún pequeño libro. No puedo decir que fui seguidor del Athletic desde entonces, pero sentí una especial simpatía por el club". Desde entonces no se pierde una. Por televisión, por internet... cualquier sistema es válido para estar informado. Me cuenta que incluso sigue los partidos del Bilbao Athletic por YouTube. Admirable.


Vasilije es del Athletic porque para él " no hay otro club igual en el mundo. Su historia, sus trofeos, su filosofía única. Funcionando así desde hace más de un siglo. El Athletic muestra que es posible competir frente a otros clubes pero con jugadores de tu territorio". Por eso les cuenta a sus amigos que, aunque no se conviertan en aficionados rojiblancos, deberían respetar lo que el Athletic representa, porque el Athletic es mucho más que un equipo de fútbol. Créanme, este athleticzale es serbio y nunca visitó Bilbao, aunque no lo parezca. De hecho, espera venir algún día, con su novia y en Aste Nagusia, no se le ocurre mejor bautismo de bilbainismo. Me cuenta que todo cambió para él en 2012. Con aquella Europa League con Bielsa y aquel fútbol rápido y de ataque. "En la final de Bucarest, cuando los jugadores lloraban sobre el campo, noté su pasión y su amor por su equipo. Perdieron una oportunidad probablemente única en sus carreras pero ganaron un seguidor para toda la vida". Admirador de Ibai Gómez, agradecido a Aduriz por sus últimas temporadas, tampoco se olvida de los Etxeberria, Yeste o Julen Guerrero en su terna de leones favoritos. Estuvo presente en aquel Partizan - Athletic, el único que ha visto del Athletic in situ y recuerda con cariño el del Napolés de Champions, las eliminatorias frente a Schalke 04, United y Sporting del año de Bielsa, la Supercopa de Aduriz, o la agónica victoria frente al Depor para la permanencia en primera división.


Su primera camiseta del Athletic la compró en las calles de Belgrado. Ya colecciona hasta siete. Una de ellos es muy especial, aquella verde de la temporada 2012 que le regaló su amigo Dejan. Su colección también cuenta con pins y un escudo de armas bordado del Athletic. " Estoy buscando camisetas antiguas del Athletic como la negra con el león en blanco". Su anécdota más rojiblanca ocurrió en la visita del Athletic a Belgrado. "Quería conocer a los jugadores pero no podía ir al aeropuerto por trabajo. Les busqué en hoteles, en el estadio cuando entrenasen. Nadie creía que era aficionado rojiblanco. Al final, gracias a mi amigo Dejan, les localicé en el bus después de una hora esperando. Algunos jugadores se sorprendieron, no esperaban a un serbio del Athletic. Algunos me hablaron en castellano y no les entendí muy bien, incluso tuve una breve charla con el presidente Urrutia". Aquellas fotos ilustran sus redes sociales. Son su recuerdo para toda la vida. También me confiesa que ha leído mucho sobre la cultura vasca, está fascinado con el Euskera y quiere aprenderlo. Incluso se anima a cantar el himno del Athletic: "es uno de los más bonitos del fútbol, lo he traducido muchas veces". Y no solamente Vasilije y su novia Kristina son athleticzales en Serbia, me asegura que hay más y que deberían agruparse, por qué no en una peña. Mientras tanto, mantiene el contacto con Jorge, un aficionado de Valencia con el que analiza cada partido y toda la actualidad rojiblanca. El sueño de Vasilije es visitar San Mamés, Lezama y el museo, conseguir la camiseta de algún jugador del Athletic. Seguro que muy pronto te vemos por las txoznas con una nueva camiseta y una sonrisa de oreja a oreja. Un placer conocerte y haber podido contar tu historia. хвала пуно, Vasilije.

HIstorias en Rojiblanco

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST