Javi Martínez, no gracias

|

Whatsapp entradas

Coincidencia, casualidad o no. La visita "sorpresa" de Javi Martínez a Lezama de hace unos días se solapó en los tiempos periodísticos con la información publicada por la televisión autonómica vasca de unas supuestas negociaciones entre el Athletic y el Bayern para su incorporación a las filas rojiblancas en este mismo mercado de invierno. Se habla de unos diez millones de euros y un contrato de dos temporadas. De entrada, tal vez haya llegado el momento de dejar atrás el pasado, de olvidar rencillas propias de otra dirigencia con el famoso asunto de la valla de Lezama que otros tantos aspirantes a medallista olímpico probaron y probarán con nocturnidad y somera discreción. El navarro falló estrepitosamente en las formas de su salida (sin rueda de prensa ni despedida, con aquellas fotografías escondido bajo un paraguas y pasando reconocimiento médico destrangis), mientras que el club ni supo gestionar ciertas expresiones de rechazo del "respetable" -con pancartas e insultos varios- ni supo aceptar con deportividad la decisión del mismo profesional que llegó a Bilbao bien joven, dejando atrás sus raíces futbolísticas. La vara de medir con los "traidores" fue cambiando, sobre todo cuando el "caso Llorente" conmutó la pena de Teleberri del formado en otras canteras para cargar contra "el de casa". Sólo contra el mediático, al que salía por la puerta de atrás ni caso. A partir de ahí, y dando por ciertos los detalles de la negociación previamente descritos, se trata de valorar la idoneidad de una hipotética contratación. Me decanto por el NO.


Siendo más que aceptable un supuesto pago de unos diez millones por el traspaso, cabría preguntarse por qué el Bayern tasaría tan "barato" a un futbolista con el que sigue contando. En tal caso, pudiera deberse a dos factores: liberarse de su enorme ficha (según diversas fuentes rondaría los nueve millones por temporada) y por otro lado su avanzada edad, de 31 años. Para negociar la salida de Lewandowski, con los mismos palos y otra ficha top, los bávaros ponen todas las trabas y no escuchan ofertas, ¿por qué con Javi Martínez sí?. Tal vez Rummenigge, Hoennes y compañía intuyan -a sabiendas de que su mejor rendimiento ya pasó- una lógica cuesta abajo motivada en parte por las lesiones y la falta de confianza de algunos técnicos. Desde su llegada a Munich, Martínez ha sufrido: una operación de ingle en 2013 (70 días de baja), rotura del ligamento cruzado en 2014 (250 días de baja), unas cuantas lesiones musculares (con bajas de hasta un mes), fractura de clavícula en 2017 (60 días de baja) y problemas de rodilla este verano. No hay temporada en la que el de Aiegi no cause baja por diversos problemas físicos. Su imagen, hace un par de semanas, llorando en un banquillo al que comparecía una vez más en calidad de suplente, dio la vuelta al mundo futbolero mientras se especulaba con su escasa participación en los onces titulares. Desde su llegada al Bayern, ¿cuántas veces ha sido internacional?. ¿Cuánto podemos esperar de un veterano de 31 años con este currículum de lesiones graves?.


El último espacio de análisis pasa por su rol en la plantilla rojiblanca. En primer lugar, definiendo su posición más ideal entre la de central y la del centro del campo. Ojo con que todo esto no tenga que ver con el aireado futuro del mediático Núñez. Suponiendo que no, que su espacio estuviera en la medular, habría que preguntarse por los potenciales damnificados. De una parte, si los San José y Beñat tocarían a su fin con 30 y 32 años respectivamente. De otra, si los cachorros con opciones de subir al primer equipo para quedarse perderían papeletas a corto plazo. Contando con Dani García y Unai López -a día de hoy titulares para el doble pivote-, ¿qué pasará con Vesga y Sancet?. Cualquier amago de traslado a la mediapunta sólo multiplicaría por infinito los viejos debates protagonizados por Muniain y Raúl García. ¿Cuántos más cabrían en dicha ecuación?. En definitiva, casi todo podría resumirse en la dicotomía de apostar por la juventud sin matices o reincidir en el futbolista veterano. Cuando hablamos de porteros o centrales parece haber menos dudas con la primera opción, pero cuando buscamos atacantes aparecen los Kodro, Ibai o Raúl García. Es aventurado jugar a futurólogo, pero parece tarde para la vuelta de un futbolista "de saldo" en Alemania. No se trataría de un debate sobre cortar ninguna progresión desde el filial, sino más bien de clarificar las preferencias de la dirección deportiva en la dichosa regeneración pendiente. Es decir, ¿fichamos a corto o comenzamos a gestionar el futuro a medio y largo plazo?. No habrá plazas para todo.  

HIstorias en Rojiblanco

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST