La leyenda de Garitano

|

Whatsapp entradas

Leyenda: <narración popular que cuenta un hecho real o fabuloso adornado con elementos fantásticos o maravillosos del folklore, que en su origen se transmite de forma oral>. Ya se sabe que, en la vida y en el fútbol, cada cual va tomando su propia fama y luego cuesta mucho quitarse el "Sanbenito", tanto que en la mayoría de los casos te persigue y te acompaña para siempre. La de Garitano, desde el principio, es aquella de entrenador defensivo, conservador y tendente al conformismo durante los partidos. Esta leyenda, transmitida entre esnobistas y propagandistas sin éxito del "fútbol espectáculo", se ha ido ampliando con elementos fantásticos y totalmente alejados de la realidad. Formando parte de ese folklore más propio de entrenadores de barra de bar, allí donde la difusión de bulos y medias verdades adquiere categoría de teoría incuestionable a medida que se suceden las bebidas espirituosas. La leyenda principal con Garitano se basa en el gravísimo perjuicio de echar hacia atrás al equipo en cuanto el Athletic se pone por delante en el marcador. Al parecer, la legendaria milonga ha llegado al vestuario. Iñigo Martínez, en la radio pública vasca, confirmaba la semana pasada que: "cada vez que empezamos ganando, el equipo es como que da un paso hacia atrás. Es cierto que cuando vas ganando es cuando más hay que tener el balón, y en eso debemos de trabajar. Yendo a por el segundo gol, que nos cuesta porque nos está costando meter goles, nos iría mejor en ese sentido".


Desmintamos el bulo que hay detrás de la campaña contra otro entrenador de la casa. Desde que cogió al primer equipo en Diciembre, Garitano ha dirigido 17 partidos de Liga en San Mamés, de los cuales el Athletic se ha adelantado en 14 ocasiones (el 82%). El porcentaje de partidos ganados en esos catorce encuentros de "empezar ganando" (como dice Iñigo) llega al 78%, habiendo ganado 11 de los 14. Concretamente, han sido 11 partidos poniéndose en ventaja en las primeras partes de San Mamés y 3 partidos en las reanudaciones (Girona, Atlético y Barça). En ese 82% de partidos con ventaja parcial para los pupilos de Garitano, NUNCA el Athletic acabó perdiendo. Los números desmintiendo con creces a los indocumentados. Los 3 partidos de 17 que no terminaron en victoria rojiblanca acabaron 1-1 (Valladolid en dos ocasiones y Alavés). Tampoco acabaron en derrota. ¿Acaso 11 victorias y 3 empates son malos números?. El "problema" sólo aparece cuando es el visitante el que se pone por delante o el partido acaba en tablas y sin goles. El Athletic se muestra incapaz de darles la vuelta: 1-1 Espanyol, 0-1 Valencia y 0-0 Barcelona. Son 3 partidos de 17 y una derrota. Ni siquiera fuera de casa se cumple la falacia. El Athletic se ha adelantado en seis partidos y nunca perdió: 3 empates (Villarreal, Getafe, Leganés) y 3 victorias (Celta, Huesca y Leganés). Pero, volvamos a San Mamés. ¿Qué ocurre cuando el Athletic marca primero?, ¿cuántas veces ha vuelto a marcar?, ¿qué ha pasado cuando no volvimos a cantar gol?.


En los 11 partidos con ventaja en la primera parte, los de Garitano volvieron a marcar en 6: Sevilla 2-0, Levante 3-2, Rayo 3-2, Celta 3-1, Real 2-0 y Alavés 2-0. Un total de 15 goles en seis partidos en San Mamés. Sus máximos goleadores fueron Williams 6 y Raúl García 5. Para no crear juego con este entrenador y hacerlo tan mal, los de arriba veían puerta. ¿Qué ha pasado desde entonces?. En los 3 partidos en que los leones se pusieron por delante en la segunda parte, se volvió a ver puerta frente al Atlético (2-0) y no hubo tiempo contra Girona y Barça porque en ambos casos el primer gol llegó en los minutos finales. ¿Acaso el Athletic no iba a por el segundo gol y a por el tercero?. Una derrota en 17 partidos. También lo intentó en los 5 encuentros en que no marcó el segundo con ventaja en el primer acto: Valladolid 1-1 (dos veces), Betis 1-0, Eibar 1-0, Alavés 1-1. En ninguno acabo perdiendo el Athletic. Desde el punto de vista de los resultados, ¿cuál es entonces el problema del legendario paso atrás de Garitano?. El equipo marcaba y encajaba muy poco. Ronda de preguntas retóricas. ¿A qué se debe la sequía goleadora de quienes durante la pasada segunda vuelta marcaban con cierta fluidez?, ¿para cuándo exigirles goles a quienes juegan arriba y siguen sin aportar cifras aceptables?, ¿cuántos jugadores de la plantilla tienen calidad suficiente para tener la pelota cuando el rival presiona y adelanta líneas?, ¿se ha relajado el personal en la intensidad defensiva y por eso hay menos faltas y más errores individuales en los últimos partidos?. Y termino. Querido Iñigo, una cosa es tener más el balón para no perderlo y que no te ataquen (sabiendo hacerlo), y otra bien distinta tenerlo para atacar y buscar portería (como en la segunda vuelta). Tal vez así entendamos cuándo queréis ir a por más y cuándo nadar guardando la ropa. "Nos iría mejor en ese sentido".

HIstorias en Rojiblanco

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST