Williams aumenta su precio

|

Whatsapp entradas

Iñaki Williams renueva -otra vez- su contrato con el Athletic. En rueda de prensa mantiene un discurso coherente, defendiendo su idea de retirarse en el club de sus amores, siguiendo la estela de Iribar o Aduriz. En cambio, en algunos momentos, apunta matices que podrían invitar a nuevas reflexiones. Le preguntan: pones cláusula, otros como Muniain no la pusieron. ¿Por qué?: " los jugadores somos diferentes, unos hacen unas cosas y otros hacemos otras. El Athletic y yo tomamos la decisión de hacerlo así y es beneficioso para ambos". Los jugadores son diferentes pero, si el sentimiento es el mismo, ¿para qué llevarlo a la práctica de formas tan dispares?. Otra pregunta: para ser un referente en el Athletic, ¿no sería mejor no tener cláusula y evitar que alguien venga con el dinero?: "tampoco un contrato se tiene que hacer y cerrarte puertas. Yo no me quiero cerrar ninguna puerta". El expresidente Urrutia, después de firmar y exigir cláusulas por doquier, llegó a la conclusión de que eran una "invitación a salir" porque no fortalecían al club. Me pregunto dónde están ahora los defensores de aquella teoría repentina, los que creyeron haber descubierto la pólvora, los adalides del sentimiento. ¿Confían en el compromiso de Williams, basado en no cerrarse ninguna puerta con un precio de salida para postores europeos?.


Más rueda de prensa. Sobre las ofertas recibidas un par de cuestiones: ¿has recibido alguna tentación en los últimos meses o semanas?: " como sabe el club, en Navidades pudo haber una o dos posibilidades de poder salir. No era una situación oportuna para salir. No dejo sólos a mis compañeros y amigos". ¿En los últimos días ha habido interés del algún equipo de la Premier?: "estos temas los lleva mi agente. Me comunicó que pudo haber una llamada". Repasemos las cláusulas de Williams en el primer equipo rojiblanco. Primer año (2014): su cláusula sube de 6 a 20 millones si juega diez partidos en primera división o el club le hace ficha profesional. Firma hasta 2017 por los "cantos de sirena desde Inglaterra y Alemania". Tercer año (2016): su cláusula pasa de 20 a 50 millones. "El club sabe de primera mano que una oferta inglesa es cierta". Quinto año (2018): la cláusula sube inicialmente a 80 millones, en 2025 hasta los 108. Un año antes (Febrero 2017) cuando ya venía sonando el interés del Liverpool entre otros, declara: "Si hay ofertas, iré de cara con el Athletic. Primero hablaría con el presidente. Si el día de mañana tengo que marcharme siempre seré muy honesto con el Athletic". Pasado a limpio. Venderse al mejor postor, de toda la vida. ¿Desde cuándo el Athletic renueva contratos sólo porque un jugador tenga ofertas?. ¿Dónde queda el mérito del rendimiento deportivo/goleador?. ¿Acaso no es arriesgadísimo renovar a ocho años vista?. ¿Cuántos ceros necesita el sentimiento para no perderse de camino al aeropuerto?. ¿Por qué Williams no deja de recibir ofertas?. No llegaría ninguna si Williams le dijera a su representante, rotundamente, que deje de moverle más en el mercado. Pero no, las escucha para reunirse -acto seguido- con el Athletic y resubir sus emolumentos. ¿Sentimiento?.


"Si no hay cláusulas es una manera de fortalecer y dar poder al Athletic", según Urrutia. Entonces, ¿fortalece o debilita la cláusula de 135 millones?. Williams calca el ´modelo Laporte´, instaurado por Urrutia, cuando subir cláusulas al tun-tún le parecía digno y necesario. Aymeric renovó seis veces entre Diciembre del 2012 y Junio del 2016. Sus subidas de cláusula fueron mucho más progresivas que las de Williams, pasando de 18 a 70 millones en un contrato hasta 2020 en mitad del cual -Enero del 2018- se fue al City, habiendo rechazado (un año antes) una primera oferta al lesionarse con la sub-21. Decía Urrutia: "lo normal sería que, si el jugador está contento con el contrato que le ofrece el Athletic, le diga al club que igual no ponemos ni cláusula". Si viene un club a pagar la cláusula de Williams y el jugador no se quiere marchar, ¿dónde está el problema?. Si viene un club y el Athletic se pone a negociar otra renovación a toda leche sólo responde a que Williams quiere más dinero para quedarse. Eso sí, "sin cerrarse puertas" con la nueva cláusula, Iñaki dixit. ¿Qué son 135 millones por un delantero para muchos clubes ingleses cuando están pagando casi cien por centrales y porteros?. ¿Cuánto durará el efecto placebo de este nuevo parche contractual?. A partir de ahora ya no se podrán negociar más años de contrato (tiene firmado hasta los 34). No hay problema, queda margen para renegociar su desorbitado salario. Ése gran desconocido del que nadie habla mientras no deja de crecer por un delantero cuyo mejor registro goleador sólo ha llegado a los 13 goles en 38 partidos. ¿Cuánto más podrán subir la ficha de Williams cuando vuelva a escuchar ofertas?.

HIstorias en Rojiblanco

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST