Yunus Emre y Serdar Ata: una historia de amor en rojiblanco

|

Whatsapp entradas

En Samsun, una ciudad situada al norte de Turquía en la costa del Mar Negro, vive Yunus Emre. Un profesor con auténtica pasión rojiblanca. La misma que explica a sus alumnos cuando le preguntan por su equipo de fútbol favorito. "Ellos se sorprenden cuando les explico por qué es el Athletic. Entienden que mi pasión es real y quieren saber más". Todo empezó en 1990 durante un partido del Athletic frente al Real Madrid: "la pasión de la afición rojiblanca llamó mi atención e hice mi propia búsqueda en librerías". Yunus descubrió la teoria que relaciona el origen de los vascos con el Cáucaso y, desde entonces, no solamente es miembro de la "sociedad del Cáucaso sur" sino que "siento una profunda admiración por la cultura vasca y por el Athletic". Su identificación es total, diaria. Me cuenta que tiene una ikurriña en su habitación, un mapa de Euskadi, un logo del Athletic en su coche, el escudo rojiblanco de fondo de pantalla en su móvil y hasta un llavero con la forma de Euskadi. Pero, si todo esto pudiera resultar (al menos para mi) entre sorprendente y alucinante, se acaban los adjetivos cuando habla de su hijo Serdar Ata y de cómo viven el Athletic en casa. Como una foto vale más que mil palabras, no tuve dudas para elegir la más hermosa. Cariño, ternura y pasión athleticzale en estado puro. Gracias por vuestra generosidad y por esa afición a prueba de derrotas y propaganda permanente de los "grandes".


El Athletic está muy presente en su vida cotidiana. "Mi hijo es discapacitado y vemos los partidos del Athletic siempre juntos con las camisetas del Athletic puestas". Las dos que tiene en casa, una regalada por un amigo y la otra comprada en San Mamés por él mismo. Yunus me cuenta que un día: "mientras ayudaba a mi hijo con la comida, de repente dejó de comer. Pese a mis esfuerzos, no abrió la boca durante veinte minutos. En ese momento, empecé a cantar en alto el inicio del himno del Athletic (Athleeeeeeetic eup). Serdar comenzó a sonreir y volvió a abrir su boca para comer. Nunca tenemos problemas, el Athletic está ahí ", sentencia. Hay historias que aun leídas te llegan al corazón, te estremecen y te emocionan como la de esta familia, en la que la realidad vuelve a superar cualquier ficción. Yunus transmite su sentimiento rojiblanco sin perder de vista cada año la "aste nagusia" y la "Korrika", aprendiéndose unas cuantas canciones en Euskera como el "ikusi mendizaleak" y por supuesto el himno del Athletic con el que no deja de hacer sonreir a su hijo Serdar. Tras casi treinta años siguiendo al Athletic desde Turquía, una lista de jugadores y entrenadores aparecen entre sus favoritos: "Julen Guerrero y Urzaiz son inolvidables. Yeste era mi favorito y ahora Aduriz. Mi entrenador Caparros. Echo de menos aquel equipo". 


Yunus visitó Bilbao hace tres años. "Guardo cada momento en mi memoria", confiesa. "Andaba por la ciudad, al lado de la ría. Me dí cuenta de que no me sabía el camino para ir a San Mamés. Pregunté a alguien, me indicó, intenté conectar un poco más con aquel transeúnte. Me habló muy bien del Athletic y cuando vió mi camiseta rojiblanca del Athletic me replicó: yo soy de Granada". Yunus no ha podido ver a su Athletic en San Mamés. En aquella ocasión coincidió su visita al nuevo San Mamés con el partido del Athletic en Sassuolo. Pero Yunus disfrutó mucho: "San Mamés fue demasiado para mi". Me cuenta que tiene un sueño por cumplir en cuanto recupere su situación económica: "unas largas vacaciones en Bilbao para ver un partido del Athletic en San Mamés con mi hijo". Ah! y después a Lezama para ver a los cachorros en acción y empaparse (todavía más) de la cantera y de primera mano. Espera poder cumplirlo en unos pocos años. Mientras tanto disfruta con intensidad de su Athletic como con aquella victoria frente al Barsa en la Supércopa, y sufre como el que más como con la derrota en Bucarest: "me quedé triste y sólo delante del televisor ". Asegura que "es imposible olvidarse del Athletic y de Euskadi cuando los vives con esta intensidad ". Yunus, Serdar. Os esperamos muy pronto por Bilbao. Seguro que, a partir de entonces, ya no tendréis que volver a preguntar por dónde se va a San Mamés. Un athleticzale siempre sabe cómo volver a su casa, sobre todo si lo hace cantando a voz en grito y con orgullo el "Athletic gorri ta zuria" de la mano de su hijo.

HIstorias en Rojiblanco

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA