Mufid Ibranović: "ser del Athletic es un estilo de vida"

|

Whatsapp entradas

Esta semana volvemos a Europa. Desde su adolescencia Mufid recuerda ser del Athletic. "Siempre quise ser especial y único, me enamoré del Athletic y su filosofía". A principios de la década de los noventa, Bosnia -su país- sufrió una guerra terrible que duró unos tres años. Después de un tiempo llegó la Liga a la televisión bosnia y fue entonces cuando nuestro protagonista oyó hablar por primera vez de su Athletic. "Quería formar parte de este estilo de vida y por eso soy 100% del Athletic". De aquel primer impacto Mufid guarda un recuerdo muy especial. Aquellas cartas de jugadores de la Liga, del año 1997, en las que aparecían los Valencia, Larrazabal, Alkiza, Urrutia, Javi González, Julen Guerrero, Ziganda o Etxeberria. Aquel descubrimiento coincidió con el centenario rojiblanco y con la clasificación para la Champions League. Todavía conserva aquellas cartas como oro en paño. Mufid trata de explicar a sus amigos y familiares por qué es del Athletic: "es difícil para mi porque el Athletic no gana muchos trofeos y no lo ven interesante, pero mi amor por el club va más allá de resultados, es mucho más que eso". Por eso, como buen athleticzale que se precie, se sabe el himno y lo canta desde Bosnia para animar al Athletic en cada partido. "He aprendido mucho sobre la cultura vasca, incluso algunas palabras. Me gusta mucho su gente, son pasionales y únicos, se sienten orgullosos de su tierra".


Mufid se compró la camiseta con la que aparece en la fotografía hace dos años. Cuenta que: "es muy difícil comprar cualquier cosa relacionada con el Athletic en Bosnia". Tanto que está convencido que la tienda en la que encontró la camiseta debía de ser la única en todo el país. Aún así, también tiene una bufanda y una bandera  rojiblancas. Es su "kit Athletic" para ver todos los partidos. Los vive con mucha emoción: "locamente nervioso", añade. Incluso me confiesa que le encantaría comprarse una ikurriña para completar su merchandising rojiblanco. Seguro que alguien recoge el guante. La pasión zurigorri de Mufid se va extendiendo con el tiempo. En las redes sociales, donde mantiene contacto con otros athleticzales de Bilbao, China, Reino unido, Francia y otros países. Y en su casa, donde su mujer ha pasado de no interesarle el fútbol para nada a "saber quién es Aduriz y ver los partidos conmigo". Mufid tiene pensado abrir una página en Facebook, en bosnio, para aficionados del Athletic, porque asegura que "es la mejor forma de introducir el Athletic en mis compatriotas". Seguro que allí les contará por qué Muniain es "100% Athletic" y por qué Julen Guerrero es "el mejor jugador del Athletic que he visto nunca". Qué privilegio contar con otro embajador de excepción que cuente mejor que nadie lo que es el Athletic y lo que representa allí donde la visibilidad mediática es mucho menor.


Dos partidos le marcaron especialmente. La victoria en Old Trafford: "después del partido sentí que nadie podía ganarnos, fue como un sueño" y la Supercopa frente al Barcelona de la que me cuenta una divertida anécdota. "Viendo el partido en un bar con amigos (todos del Barsa) y yo con mi kit del Athletic, algunos me decían entre risas que Messi nos metería cinco goles. Les respondí, lleno de confianza en el Athletic, que si ganaba el Barsa les invitaba a todos a una cerveza. Pero, que si ganaba el Athletic serían ellos los que me pagarían cervezas hasta el final de la noche". Asegura Mufid que todos aceptaron el trato, entre risas, y que al acabar el partido: "era un orgulloso athleticzale con la mesa llena de cervezas". A pesar de no haber visitado nunca Bilbao y por tanto no haber visto a su Athletic en San Mamés: "es mi sueño y haré todo lo posible para cumplirlo algún día", Mufid sí que pudo ver a los leones en Belgrado. Fue en la fase de grupos de la temporada 2015-16 y el Athletic ganó al Partizán por 0-2. Pelos de punta de imaginarse a un bosnio vestido del Athletic en uno de los estadios más calientes de Europa. De esta conversación me quedo con la ilusión y la admiración incondicional de Mufid para con el Athletic, y con que también podemos animar al Athletic al grito de ¡¡naprijed Athletic!!. Qué mejor colofón a estas líneas de orgullo y reconocimiento que su última frase, justo cuando iba a despedirse: "estoy orgulloso de formar parte de la historia del Athletic". Hvala puno, Mufid. 

HIstorias en Rojiblanco

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA