Carlos Javier Salinas: "¡Cómo no voy a ser del Athletic!"

|

Whatsapp entradas

Esta semana os contamos la historia de Carlos Javier. Venezolano, pelotari y descendiente de vascos. Su aitite, que era bilbaino, tuvo que emigrar a Venezuela después de la guerra, aproximadamente en 1948. La relación de Carlos con el Athletic empieza desde que su aita se acerca al Centro Vasco de Caracas, club en el que hacían vida los vascos que llegaban al país. Nuestro protagonista también creció y descubrió la cultura vasca en el Centro. Empezó a ir al frontón con 5 años. La afición se fue haciendo tan grande que duró hasta los 29 años. Ha representado a Venezuela en 3 campeonatos mundiales de pelota vasca, 2 copas del mundo, 2 juegos panamericanos y numerosos torneos nacionales e internacionales. Ha sido medalla de bronce panamericana (Santo Domingo 2003), cuarto en el campeonato mundial (Francia 2010), y dos veces campeón nacional de Venezuela. Carlos Javier lleva viviendo once años en República Dominicana. Aún así, confiesa que: "a pesar de mi historia y raíces muchos no entienden que uno sea del athletic". Consecuencias de la globalización y el foco mediático de Barsa y Madrid. Pero nuestro invitado lleva el Athletic en la sangre, tanto que: "la mayoría de la gente que me rodea y conoce hasta simpatiza por el Athletic gracias a mi". Embajador de excepción.


Pero no toda su pasión rojiblanca le viene por herencia familiar. "Mi sentimiento es cada día mayor, alimentado por los valores que veo en mi equipo y que no veo en otros". Recuerda los casos de Julen Guerrero, de Joseba Etxeberria o de Yeray Álvarez... entre otros. "Estos son los valores que aumentan mi sentimiento en un mundo donde lo que se vende es el postureo, el dinero y la fama". Por eso es complicado que Carlos se pierda algún partido del Athletic, ni siquiera por culpa de los horarios. Cuenta que: "he logrado ver partidos en una tablet a través de una aplicación en la que consigo un canal en arabe". Carlos Javier está muy al día de la actualidad zurigorri y recuerda con emoción sus primeras visitas a San Mamés. La primera en el 2000 (3-1 al Barcelona) y en el bienio negro (2006) con aquella victoria por la mínima al Osasuna y el gol de Luis Prieto... "Tengo ese gol grabado en mi cámara. IMPRESIONANTE SAN MAMES" añade. Pero para recuerdos de partidos emocionantes: "fue muy especial la clasificación a la final de la Europa League. Lo vi solo en mi casa. Lloré, como tenía que ser ". Carlos Javier guarda como oro en paño la bufanda y el cenicero de su aitite, a quien apenas conoció. Quiere montar una peña dominicana pero le faltan socios: "hay algunos seguidores, pero no sufren. Son desalmados", argumenta con humor. La solución a la falta de personal parece asegurada: "mis hijos son del Athletic. Ellos me ayudarán con la peña". Seguro que la inaugura con una de las frases que mejor se sabe en Euskera: "¡garagardo bat mesedez!".


Para terminar, la vivencia. "Lo que mas orgullo me da ser del Athletic". Así me la cuenta. "En el año 2007 la selección de Euskadi fue a jugar un partido amistoso a Venezuela, en vísperas de la copa america de ese año. Jugaron en San Cristobal, una ciudad a 12 horas de Caracas. Luego viajaron a Caracas, donde asistieron al centro vasco a compartir con la comunidad y los socios del club. Conocí al Txopo Iribar, Llorente, Aduriz, Iraola, Iraizoz, Amorebieta, Etxeberria, Del Horno, Gabilondo, Josu Sarriegi. Fue una experiencia increíble porque no se trató solamente de unas fotos, sino de un compartir entre comida, cervezas, fútbol. Con algunos de ellos incluso nos fuimos de fiesta por Caracas. Al año siguiente estuve en Durango, en una base de entrenamiento de pelota. Al regresar, vimos al athletic en el aeropuerto de Bilbao saliendo para la pretemporada. Yo estaba con un amigo que me decía: ¿que haces?, ¿por qué no vas a pedirles una foto?. Le dije que se esperara. Fue Iraola quien me reconoció del viaje del año anterior a Caracas. "Me caguën ....!!! ¿Qué haces aquí, tío??". Me saluda con un abrazo, luego llama a otros: Gabilondo, Llorente, Aduriz, Sarriegi. Me invitaron una cerveza mientras ellos tomaban zumo de naranja {...} Yo tenia puesto un chandal de Venezuela y una camiseta de México. El chandal se lo regalé a Josu Sarriegi en un gesto que era para todos". Su narración termina con retórica: "¿Como no voy a ser del Athletic? ".

HIstorias en Rojiblanco

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA