Mourtada: del Athletic y nadie más

|

Whatsapp entradas

Navegando por internet le encontré. Mourtada Fall es un senegalés que llegó, como tantos otros, en patera a las costas andaluzas. De aquello han pasado más de nueve años. Los que lleva viviendo y trabajando en Bilbao. Está casado con una bilbaina, Susana, y juntos regentan una cafetería en el centro del botxo. De Mourtada me llamó la atención su simpatía. Desde que salió de la trastienda para conocernos hasta que me marché del local una sonrisa de oreja a oreja reflejada en su rostro acompañaba cada momento de la conversación. Cuando me contó el significado de la "teranga" empecé a comprender mucho mejor el por qué de su sentimiento rojiblanco. Resulta que a los senegaleses se les conoce como los "leones de la teranga", del espíritu de la hospitalidad. Es una actitud basada en el respeto y la tolerancia. Una forma de vivir y de convivir por la cual "hoy usted es dueño de mi casa". La teranga define el sentido de pertenencia a una comunidad o familia. Con estos antecedentes, Mourtada solamente podía ser del Athletic. Por eso, lo que más le atrajo del Athletic, aparte de compartir el apodo de leones, fue su filosofía: "la gente siempre está con el equipo", "somos como una familia y en Bilbao me tratan como a uno más". Mourtada lo tiene muy claro: "ni Barsa ni Madrid ". Del Athletic y nadie más.


Su afición rojiblanca comenzó en Senegal, donde me cuenta que se ve la Liga. "En Senegal se habla del Athletic". Y si no ya está él mismo para enfundarse la rojiblanca allá por donde va. París, Berlin... no hay viaje que se le resista, ni siquiera el de novios. En aquellos días coincidió la luna de miel con un partido del Athletic y Mourtada cumplió con su tradición de vestirse con la camiseta del Athletic. Lo cuenta con un orgullo y una naturalidad ciertamente alucinantes, emocionantes, sorprendentes. Es un forofo de los de toda la vida. "Tengo de todo del Athletic". Camisetas, bufandas, banderas... nada de postureos. Le pregunto a Susana por cómo vive Mourtada los partidos, cuando los ve en casa por la tele: "se emociona mucho, es muy gracioso", me responde mirándole cariñosamente. La afición senegalesa del Athletic existe. Me cuentan que hay unos cuantos, empezando por Eibar donde nuestro protagonista tiene a uno de sus mejores amigos y compatriota. Pero no sólo de teles vive un buen aficionado del Athletic que se precie. Ya saca tiempo para ir a San Mamés cuando los horarios de su negocio y los de los partidos se lo permiten, incluso pasando por taquilla cuando no le ceden algún carnet. Le gusta más el campo nuevo que el antiguo: "es el mejor del mundo", sentencia.


También hablamos de fútbol, por supuesto. Recuerda con especial cariño su primer partido en San Mamés. Fue en Enero del 2013, frente al Atlético de Madrid. Aquel día los leones golearon bajo la lluvia con goles de San José, Susaeta y De Marcos. Un debut por todo lo alto. Pero, hablando de partidos especiales, a Mourtada se le ilumina la cara recordando las victorias frente a los dos grandes. La goleada en la ida de la Supercopa al Barcelona y la última victoria frente al Madrid en San Mamés con el cabezazo de Aduriz. Ganarle al Madrid y gol de Aduriz. Son las palabras mágicas con las que nuestro protagonista se viene arriba. Hubo carcajada general cuando le dije que había aprendido muy rápido la "rivalidad" que existe en Bilbao con el Madrid. Yo pensando que seria fan incondicional de Williams y me suelta: "Williams es bueno pero tiene que mejorar. A mi el que me gusta más es Aduriz". Y concluye con un insuperable: "es muy bueno, ¿no? ". Y después otra sonrisa. Amable, simpático y un poco tímido. Sorprendido de que alguien quisiera preguntarle por su sentimiento rojiblanco con una grabadora en ristre. Tal vez por eso no se atrevió a entonar el himno del Athletic, aunque sospecho que se lo sabe, por lo menos el estribillo. No hay problema, "lo tiene de politono en el móvil", aclara su mujer. La charla con Mourtada, su práctica de la teranga, su fidelidad a unos colores o su confesión explícita de saberse parte de una gran familia, son los mejores ejemplos de la fuerza y la transversalidad de un sentimiento único. Me quedo con su frase más elocuente: "yo soy del Athletic y de nadie más". Con eso ya está todo dicho.

HIstorias en Rojiblanco

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA