Gentlemen rojiblancos y muy jatorras

|

Whatsapp entradas


Dicen que Bilbao es la capital del mundo y el fin de semana tuve la oportunidad de comprobarlo experimentando la sensación de viajar sin salir de la ciudad. Bilbainos e ingleses viajando desde Londres para ver al Athletic en San Mamés y para seguir fortaleciendo aquel vínculo que Gaizka Atxa comenzó a labrar hace unos años. Te lo cuentan bilbainos, como Iñaki y David, que han vivido en primera persona cómo se siente el Athletic lejos de casa. Me confesaban que "allí -en Londres- dices Bilbao y te sitúan rápidamente en el mapa, saben de lo que les hablas". La Peña Mr.Pentland ha sabido recoger, con mucho trabajo y don de gentes, el legado de aquellos primeros encuentros entre athleticzales y británicos, del espontáneo hermanamiento en aquella mítica eliminatoria de los años noventa frente al Newcastle. Gaizka, su presidente y fundador, recuerda con orgullo aquel autobús que fletaron rumbo a Manchester con ochenta rojiblancos, o la semifinal europea cuando el gol de Llorente en la prórroga hizo saltar de alegría a doscientos cincuenta athleticzales en un bar de la capital británica. Sentados en torno a una mesa, comparten la vivencia de haber comprobado la admiración de los aficionados ingleses por la pervivencia de la filosofía del Athletic mientras que en su Premier League se va desterrando poco a poco la conexión de la grada con los futbolistas de su barrio. 


Tuve la oportundad y el privilegio de compartir en persona unas horas con la notable delegación de la peña que se desplazó a Bilbao para el partido del Sábado. Seguidores de diferentes clubes ingleses unidos por su admiración y curiosidad por el Athletic y por Bilbao, empezando por el clima soleado. Cada peñista tenía una historia que contar. Steve volvía por tercera vez al botxo. Me contaban que nada más aterrizar en Loiu respondió a uno de los peñistas nacidos en Bilbao: "bienvenidos a mi ciudad". No iba nada desencaminado, su abuela era de Gernika. Aquellas vivencias de la niñez calaron tanto que Steve siente Bilbao como su casa y al Athletic como su equipo de siempre. John Harrington, hincha del West-Ham, al que Gaizka conoció en Londres hace doce años, ha venido seis veces a Bilbao y este fin de semana fue su primera visita al nuevo campo. Ejemplifica a la perfección la conexión entre sus dos clubes. El arraigo popular, la conexión cultural por los orígenes industriales, hasta el lait-motiv de los "irons" que representa tanto a los "Hammers" como a los peñistas de Mr.Pentland con su ya famoso "All iron". Tal es la conexión de John con el Athletic que ha querido mostrársela a siete amigos británicos suyos invitándoles a este fin de semana en Bilbao con el partido como plato fuerte. Por eso os podemos contar, en ¡EXCLUSIVA! de Mr.pentland con "La hora del Athletic", que le han otorgado la TXAPELA DE HONOR como reconocimiento a todos estos años de cariño y devoción zurigorri. ¡Congratulations, John!.


Gaizka y sus amigos nos enseñan que todo es posible. Aunque vivas lejos del botxo. Su secreto ya lo conocen muchos futboleros en el mundo: "somos muy amigables". Por eso invitan a una alubiada a aficionados de la Real, en casa de Gaizka, para ver el Real - Athletic. Por eso juegan partidos amistosos con la peña del Barcelona de Londres. Por eso se ganan el respeto y la admiración de supporters ingleses. Se han convertido en embajadores del Athletic y de la cultura vasca, relacionándose igual con la Cámara de comercio en Londres que con una cocinera bilbaina en el barrio del Soho a la que me contaron que quieren conocer. Especialmente emocionante debió ser el encuentro con la biznieta de Mr.Pentland. Su relación con la peña empezó en Londres y fue tan intensa y cercana que continuó en Bilbao visitando el museo del Athletic y llevándose consigo el reconocimiento que Bilbao y el Athletic profesan de siempre a su bisabuelo. Hasta su hijo, el tataranieto, viajó a Bilbao invitado por la peña. Me contaban cómo, desde el minuto uno, se han volcado los padres de los bilbainos de la peña afincados en Londres y la complicación para encontrar un local donde ver los partidos hasta que conocieron a David. Tampoco ayudan los horarios de los partidos y la incompatibilidad con el día a día de los peñistas, así como las distancias de una gran ciudad. "Hora y pico en metro para llegar al bar", relataba Iñaki. Estos entrañables gentlemen rojiblancos son el ejemplo de que el fútbol, el deporte y el Athletic pueden ser el mejor vehículo para hermanar y hacer amigos para siempre. ¡Zorionak por el séptimo aniversario!. No cambiéis nunca.

HIstorias en Rojiblanco

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA