Peñistas del mañana

|

Whatsapp entradas


Visión global. En los últimos tiempos pareciera como si hubiéramos enfocado buena parte de nuestros esfuerzos en señalar a quienes no comparten una misma interpretación de lo que significa ser del Athletic. El debate filosófico y la batalla del sentimiento y la pertenencia convierten al Athletic en algo más endogámico, en un producto aparentemente de consumo más interno. Da la sensación de que todo aquello que ocurre y no ocurre más allá de Bizkaia queda en un segundo plano, que sólo la megafonía de San Mamés y las fotos en el antepalco de San Mamés nos recuerdan que el Athletic va mucho más allá de cualquier frontera. Los peñistas son los auténticos embajadores cotidianos de un club diferente. Su dedicación, esfuerzo y trabajo incansables carecen de los altavoces necesarios. La mejor afición del mundo recorre muchísimos kilómetros cada semana por y para el Athletic, y no sólamente desde la capital bizkaina. En "La hora del Athletic" nos estamos volcando, ya desde la temporada pasada, para darles voz a través de nuestras tertulias semanales. Hablando con ellos, escuchándoles, estamos descubriendo preocupaciones e inquietudes desconocidas para el gran público. Testimonios que debieran invitar a la reflexión colectiva.


Valgan como muestra las palabras de los presidentes de las dos últimas peñas invitadas a la tertulia de los Martes. Germán Torres (Presidente de la peña "Arousa lagunak" de Pontevedra): "teníamos cinco compañeros de peñas pero, entre fallecidos y personas que se jubilaron como dueños de bares y que nadie tomó el relevo, a día de hoy somos la única peña oficial en la provincia ". Arturo Gallén (Presidente de la peña "Athletic Club" de Vila-real): "el problema es que, en los veinte años que llevamos como peña, seguimos estando los mismos al cargo. Es triste. A la generación posterior a la nuestra, fuera de Euskadi, el mundo éste (peñista) no les gusta. Pueden ser del Athletic y tener la afición, pero estar dentro del mundo peñista es sacrificado y cuesta. No me hace falta la peña para subir a Bilbao cuando pueda. Pero me duele que se pierda, soy uno de los fundadores. Cuando nos cansemos los que llevamos años, muchas peñas van a desaparecer ". ¿Qué está pasando en muchas peñas rojiblancas?, ¿cuál es el porvenir de la afición organizada en federaciones del Athletic?. Cierto es que ejemplos como el de "Somos diferentes" en Madrid, "Indarra gorri ta zuria" en Tarragona o "Mr.Pentland" en Londres, de peñas zurigorris con gente joven al frente, son un soplo de aire fresco y sobre todo un chute de optimismo de cara al futuro athleticzale a medio-largo plazo. Pero, por desgracia, en la mayoría de los casos falta un relevo generacional para quienes nos abrieron camino a todos en épocas harto complicadas.


Por eso la doble tarea. De una parte, la de esforzarnos en darles voz a todas las peñas rojiblancas que trabajan por y para el Athletic y lo defienden allí donde viven y allá a donde se desplazan. En los medios de comunicación, en nuestras redes sociales y en las decisiones de calado que se tomen en el club. Nuestro reconocimiento y nuestro agradecimiento con ellos será eterno y siempre insuficiente. De otra parte, la de esforzarnos en transmitir al exterior una forma de ser y de actuar amable, generosa, cariñosa, inclusiva. Que los hijos y ahora también los nietos de aquellos peñistas fundadores sientan el Athletic lo más cerca posible pese a la distancia cotidiana. Pero no sólo con el testimonio de sus aitas y aitites, sino con el afecto y la cercanía de quienes se acercan a sus provincias cuando juega el Athletic y por supuesto con la atención inexcusable de nuestros representantes en el terreno de juego y en la institución en cada hotel, en cada estadio y en cada acto social. Este Athletic de todos no se puede perder en ninguna provincia, por pequeña y menos habitada que sea. Es una responsabilidad de todos y una tarea complicada que afecta al futuro del mejor patrimonio del club. Esa parte indispensable de la masa social que sufre el mamoneo de los horarios, que se deja dinero y horas de sueño, y que siente el Athletic como cualquier bizkaino. Es hora de empezar a plantearse la pervivencia y el relevo de quienes empezaron a visibilizar la "marca Athletic" hace veinte y treinta años, con la misma importancia que si se tratase del recambio de Aduriz o la reubicación del arco de San Mamés. Nos lo debemos. Se lo debemos. Sois muy grandes. Eskerrik asko. 

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA