La flor del central

|

Whatsapp entradas


Parafraseando a Perogrullo, el fútbol avanza a toda velocidad, y no solo en las pizarras. Cualquier argumento genérico: crisis de valores, relevo generacional, supuesta pérdida de sentimiento... parece válido para explicar tantos cambios. Hay futbolistas del Athletic, profesionales, que entienden su vinculación con el club de forma diferente, ni mejor ni peor. Sean de Lezama o no. Durante muchos años se ha argumentado añoranza por la escasa ambición de muchos leones, supuestamente acomodados en las suplencias y las gradas de San Mamés gracias a generosos contratos, amparados en la filosofía rojiblanca. Ahora, cuando las renovaciones llegan a discreción y rompiendo la barrera del tiempo y la necesidad deportiva, se escucha el rasgar de vestiduras porque algunos autóctonos puedan replantearse su futuro en Bilbao si las condiciones no les resultan del todo favorables o convincentes. ¿En qué quedamos?. No nos gustan las vacas sagradas pero tampoco los inconformistas. Todos quieren jugar, lo que ha cambiado es que la plantilla resulta excesiva en número (nadie se atrevió a dar bajas y pagar suculentos finiquitos), que, jugador que debuta, jugador que se aúpa en la tabla de la cláusula del sentimiento, sopena de grada. ¿Efímero mérito deportivo o perpetuo mérito presidencial?.


Y es que, hablando de centrales, el "caso Núñez" parece el último en confirmarse con el paso de las jornadas (por más que Yeray trate de zanjarlo en su nombre). El portugalujo debutó y brilló -como el que más- la pasada temporada con Ziganda, alternando con Etxeita la Liga y la Europa League. Su llegada al primer equipo fue más bien forzada por la recaída de Yeray en Junio. Rápidamente renovó con una cláusula de 30 kilos. Incluso con la vuelta del central barakaldés, Núñez disputó trece de los diecisiete partidos en los que Yeray ya contaba con el alta médica. Pero llega Berizzo y le devuelve la confianza a Yeray, relegando a Núñez al banquillo y/o la grada. ¿Está bien atado Núñez con treinta kilos?. Nolaskoain ha firmado una cláusula de sesenta, ¿se le ofrece más a quien venga con ofertas?. ¿No hace falta revisar el contrato de un central con cartel y poca cláusula solo porque ahora no es titular con Berizzo?. Con Núñez no hubo progresividad, hasta 2023 y a otra cosa. Nadie puede asegurar que Unai quiera salir, pero tampoco parece adecuado que un joven talento pase los meses esperando para jugar solo con la Sub-21. A ver si vamos a reducir -aún más- el concepto de la formación a ver vídeos y bajar al filial a improvisar.


La flor del central -en el Athletic actual- consiste en tratar de aprovechar tu oportunidad, aunque a veces -como con Núñez- tampoco sea suficiente. El ojo clínico del DT de turno brilla por su ausencia, se funciona por apretones. San José debuta como titular en Viena porque Ustaritz se lesiona en el calentamiento. Marca un gol. Etxeita vuelve al club. Valverde lo repesca (en Levante) a seis jornadas para acabar la Liga (con una victoria en cinco partidos) con Gurpegui lesionado de la rodilla -dos partidos antes- y Laporte sancionado. Temporada siguiente. Xabi vuelve al once (en Almería) por una gonalgia de Gurpegui. Marca el gol de la victoria salvando a Valverde de una deriva inicial de cinco puntos sobre veinticuatro. Laporte sube al primer equipo de Bielsa (que ya había manifestado que no le convencía nadie del filial) porque Amorebieta y Urrutia no se entienden. Yeray aprovecha el particular baile de centrales derechos de Valverde, alternando sin éxito a Bóveda y Etxeita (su "salvador" defenestrado). Debuta en el desastre de Sassuolo y termina jugando de titular veinticinco partidos de Liga y todos los europeos. Nolaskoain debuta fuera de posición por la lesión de Iñigo Martínez. En definitiva, una plantilla excesiva y un cambio en la mentalidad del clásico "aquí me las den todas" parecen incompatibles con mantenerlos a todos enchufados, convencidos para competición y media con la filosofía del "renueva, cobra y calla". ¡Gestión!. Esto de la "competencia" se nos va de las manos. Que no se marchiten las flores tan rápido.

HIstorias en Rojiblanco

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST