¿A qué juegas, Berizzo?

|

Whatsapp entradas


Decía Berizzo en la previa del partido frente al Madrid que "la valentía es una cualidad imprescindible porque si no no puedes mostrar otra". Y al término del encuentro exigía que "si fuimos capaces de jugar así debemos exigirnos a nosotros mismos el mismo nivel siempre". Con la experiencia de unos cuantos partidos, uno acaba dándose cuenta de la utopía de jugar siempre igual, de comparar enfrentarse a Madrid o Barcelona -con sus planteamientos más abiertos y predispuestos al intercambio de golpes- a medirse con rivales como Leganés o Huesca. Berizzo entiende la valentía como un ejercicio físico muy exigente, presión alta desde el minuto uno para jugar en campo contrario. Conocedores en Bilbao de la película, sabíamos de antemano los contras de la propuesta. Lo vimos desde la pretemporada. El equipo llega muerto a la segunda mitad. Por eso el acoso especialmente pronunciado del Madrid o del Huesca, por la incapacidad física de salir. "Tendrá que ver con la erosión del desgaste físico", reconocía el toto en sala de prensa el pasado Sábado. Entonces, ¿jugaremos siempre con la espada de Damocles del desgaste físico?, ¿dónde acaba la valentía y empieza la prudencia de medir voluntariamente los esfuerzos durante noventa minutos?. Ahí entra el cambio, de sistema y por consiguiente de prácticas defensivas.


El plan inicial de Berizzo fallaba. El sistema "a la argentina" de un único pivote y dos volantes ofensivos a los costados producía desajustes defensivos incompatibles con ganar partidos en San Mamés. Por eso la visita del Madrid obligaba a varios cambios, expuestos en público bajo el paraguas buenista de la mejora general del colectivo en apenas unos pocos días de entrenamientos sin gente. Berizzo cae en la cuenta -o eso parece- de que a pesar de tener la pelota la puedes perder, por eso refuerza el mediocampo con el doble pivote de Ziganda y Valverde. Entra Beñat, no para dar más músculo, sino para que Dani García se centre en la recuperación y el equilibrio y para que haya otro voluntario en la creación. Con más gente en la medular aumentan tus probabilidades de no ser cogido sistemáticamente en bragas tras cada pérdida (sobre todo de Muniain). Así matas dos pájaros del mismo tiro. Ajustas tu alocada propuesta para encajar menos goles y de paso vas dando salida a la colección interminable de opositores a dos plazas en la medular. De tal forma que, si el equipo se te cae físicamente a la hora de juego, puedes echarte atrás con San José y Mikel Rico tentando a tu propia suerte. Esto que antaño practicaron otros, con el reproche muy poco sutil y generalizado, ahora es aplaudido por su indudable riqueza táctica. Ensayo y error para volver a la casilla de salida de hace unos meses. 


En el capítulo del ¿qué pasa con? nos movemos en las procelosas aguas de una explicación oficial cogida con pinzas, como casi siempre por cierto. Resulta que Muniain estaba saliéndose por dentro pero, como hay que reubicar a Raúl García más cerca lde área, Muniain vuelve a la banda izquierda. Unai López (revelación de la pretemporada) lo hizo muy bien pero, como Beñat entrena de miedo, pues Unai se va a la grada. Nolaskoain estaba a un alto nivel en una posición que no es la suya pero, como vuelve Iñigo Martínez, el cachorro se va al banquillo y Núñez (jugador revelación con Ziganda) a la grada también. Nos aseguraron que Berizzo era un técnico de cantera, a pesar de los informes desde Vigo y Sevilla. Pues bien, tres partidos de Liga después, los cachorros Nolaskoain y Guruzeta ya van desapareciendo del once y de la convocatoria respectivamente. ¿Cuánto tardarán en caer definitivamente al filial sin aviso previo?. Así que, a partir de ahora, hay que jugar como si enfrente estuviera siempre el Madrid, buscando a Williams en largo aunque las defensas se cierren y reculen esos diez o quince metros que te abre el Madrid a la espalda de sus centrales. Como si el mediocampo del Betis o el Getafe mordiese tan poco como lo hacían Modric y Kroos. Cachorros fuera, vuelve la vieja guardia, cambios defensivos, mismo esquema que Ziganda. O Berizzo va viendo la luz en la tercera jornada o la visita del Madrid ha dado por terminada la pretemporada de probaturas y postureos varios. ¿Qué extenuante versión tocará en el Villamarín?, a ver qué nos chiva el jardinero de Lezama.

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA