Luces y sombras

|

Whatsapp entradas


Avanza la pretemporada alemana del Athletic. Los planes de Berizzo se van simplificando. No hay más que observar con cierto detenimiento sus alineaciones para concluir que habemus once inicial, salvo pequeñas variaciones, para el arranque de Liga frente al Leganés. Kepa; De Marcos, Núñez, Iñigo Martínez, Yuri; Dani García, Unai López Muniain; Williams, Aduriz y Raúl García / Susaeta. A tenor de los dos esquemas ensayados hasta la fecha, parece que Markel encaja más por banda si la apuesta táctica es con tres delanteros y Raúl de mediapunta cuando el argentino recupera el clásico esquema con dos mediocentros y tres por detrás del punta. En el capítulo de descartes parece evidente que serán los cachorros los protagonistas de un capítulo aún por escribir. En palabras del toto: "la confianza de nuestra plantilla camina a paso firme. Cuento con todo el mundo, hago participar a todo el mundo que quiere estar y, llegado el fin de mes, decidiremos el cupo final de la plantilla, pero a día de hoy todos nos pertenecen". Con la duda del rol de Guruzeta, Nolaskoain ya lo tiene claro: "estar con nosotros (el primer equipo) ganando día a día poder disputar estos partidos. Cuando no lo haga por la competencia, tendrá que participar con el Bilbao Athletic". El resto: Andoni López, Sancet, Muñoz, Iñigo Vicente y el propio Villalibre buscarán acomodo en el Bilbao Athletic o en alguna cesión. Cantera, poco o nada. Lo previsible.


La propuesta futbolística sigue pendiente de mejora. Sin la excusa del cansancio físico, después de unas cuantas semanas de entrenamientos y partidos de cierto fuste, todo pasa por ajustar todo aquello que la pizarra del argentino tiene de incompatible con la seguridad defensiva y el acierto rematador. Da la sensación de que mucho dependerá de la intención del rival. Si nos topamos con equipos con menos posesión y menos intención ofensiva -léase Real Sociedad o Mainz- será el Athletic el que con posesión y sin errores graves pueda arrimar el ascua a su sardina. En cambio, si enfrente hay un par de ideas claras de cómo hacer daño -léase Fulham, ADO o Fiorentina- a base de contragolpes y balones a la espalda de los centrales los partidos se convertirán en un correcalles a decidirse por pegada, y en esto tampoco seguimos estando muy sobrados. Frente a la Real hizo falta mucha posesión y toda una primera parte de cierto dominio para volver a tropezar con la misma piedra, falta gol. Y para mas inri, cuando el Athletic toma la delantera en el marcador, aquellos rivales que no se arruguen y vayan a por el partido te remontan aprovechándose de la mandíbula de cristal rojiblanca -léase ADO y Fulham-. El Athletic parece brillar cuando Unai López y Muniain combinan y hacen jugar al equipo, pero sin balón se repite el rosario de ocasiones en área propia de tiempos pasados.


Tampoco acaba de equilibrarse el juego por bandas. La supuesta propuesta de Berizzo de carrileros largos y ofensivos solo parece encarnada con De Marcos por la derecha. El resto de intentonas: con Capa, Balenziaga o Yuri directamente no funcionan y todo se reduce a cambios de orientación para que los jugadores de banda (Córdoba, Susaeta, Guruzeta, Ganea) encaren y se vayan, cosa que apenas ocurre. El Athletic de Berizzo sigue volcando exageradamente sus recursos ofensivos, todavía por pulir y mucho, por el costado derecho. Nada ha cambiado. La vía más factible, por acumulación de talento, parece el carril central, aunque al mismo tiempo sigue siendo la más "fácil" de defender. A este Athletic le sigue costando un mundo hacer gol, valga como prueba más reciente un único gol en los tres últimos partidos de 180 minutos. Y, al mismo tiempo, se le intuyen debilidades defensivas cuando le pillan a la contra y con la defensa adelantada. Los mediocentros se hinchan a hacer faltas tácticas con aroma de tarjeta asegurada y cuando sube la marea son los centrales -tal y como reconocía Berizzo- los que pagan la cuenta. Poco gol y problemas en el repliegue y las coberturas defensivas, es el resumen en puertas del Leganés. El toto no tiene prisa, pospone a la segunda jornada de Liga su decisión final en la configuración de su plantilla, con el consiguiente perjuicio para quienes deban buscarse equipo. Falta por confirmar cuál será la política de rotaciones y cambios en cada partido para intuir -sin competición europea entre semana- a cuántos efectivos se reducirá su núcleo duro.

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA