Psicosis de Lunes

|

Whatsapp entradas


La temporada que se viene asegura intensas emociones. Pero no han sido ni el calendario asimétrico ni el VAR lo que ha provocado el enfado de la parte más viceral de la hinchada rojiblanca. Vuelven los Lunes a las vidas de los peregrinos a San Mamés, es el "castigo" televisivo del Athletic, el que todos intuíamos a medida que durante la temporada pasada se dejaron de hacer los deberes pese al absentismo de unos objetivos discretos y lacsos. La referencia comparativa se remonta a la campaña 2013-14 cuando, después del fiasco del proyecto Bielsa, Valverde se hacía con las riendas de un Athletic fuera de Europa y en pleno plan renove. La masa social protestó y el club hizo lo que pudo, prácticamente nada. La hemeroteca de Urrutia nos retrotrae a Octubre de 2011 cuando aseguraba que "hemos mostrado nuestra queja a las instancias competentes, pero a juzgar por los horarios que nos han comunicado, tenemos la sensación de que no han fructificado"; y a dos años después, cuando sobre las mismas fechas concluía que "estoy atado a un contrato. Para el futuro si la Liga sigue funcionando de la misma manera, igual no hay que apurar tanto lo económico y elegir otras cosas. Podemos trasladar nuestra queja, pero no se puede hacer nada". Desde entonces algo ha cambiado, a partir de la temporada 2016-17 la venta de los derechos televisivos de la Liga es conjunta, de común "acuerdo" entre todos los clubes, con un aumento inmediato en la recaudación de un 28%.


El aficionado rojiblanco acabó harto de tanto Lunes pese a que aquella temporada del retorno de Valverde su equipo acabase en puertas de una previa de Champions gracias a una segunda vuelta en modo apisonadora. ¡Qué tiempos aquellos!. En cambio, la realidad y los hechos no se compadecen con la campaña de indignación social. En la 2013-14 el Athletic solo jugó cuatro Lunes a las diez de la noche en San Mamés: Celta (jornada 4ª), Villarreal (jornada 9ª), Valladolid (jornada 20ª) y Málaga (jornada 33ª). De hecho, la mayor parte de Lunes nocturnos fueron lejos de Bilbao y hasta en siete ocasiones, lo cual apenas molestaba al consumidor habitual del producto televisivo, solo a algunas peñas a las que casi nadie escuchó. La realidad por una parte y la ficción mal contada por otra. Entonces, ¿en qué días jugó el Athletic la mayor parte de sus partidos ligueros en San Mamés?. Pues en fin de semana. Concretamente fueron 11 de 19. Cuatro partidos de local en Sábado (Levante, Almería, Getafe y Atlético) y hasta siete partidos en Domingo (Valencia, Barcelona, Rayo, Real Madrid, Espanyol, Sevilla y Real). Desgraciadamente para el discurso mayoritario ni siquiera en lo deportivo le fue mal al Athletic, que ganó los cuatro partidos de los Lunes, ganó a Osasuna un Viernes a las diez, y empató con el Elche un Jueves a la misma hora. ¿Dónde quedó la campaña?, ¿cuál es su verosimilitud?.


El que más paga manda. En el presupuesto del Athletic la televisión sigue aumentando su gigantesco trozo de un pastel que da de sí como para renovaciones millonarias y fichajes que rompen cada vez con mayor facilidad la barrera que puso Roberto Ríos hace dos décadas. Hace apenas dos temporadas, el conjunto rojiblanco ya ingresaba solo por televisión 71 millones de euros para un presupuesto de unos 113 miillones. He aquí el "milagro económico", con sus pros y sus contras, recuperas el "músculo" perdido pero te expones a horarios y calendarios incómodos. ¿Quién lo acepta?, los clubes. Es verdad que el Athletic se opuso a la venta conjunta pero se beneficia como el resto de sus suculentos dividendos. Es verdad que el Athletic votó en contra del sueldo de Tebas pero todavía es pronto para creer en conspiraciones persecutorias. Es más que comprensible el fastidio de quienes no pueden volver del fútbol a las tantas y se resignan ante un servicio de transporte público claramente insuficiente. Pero la burbuja se alimenta de lo mismo que antes, solo que por más dinero y más televidentes cada vez. Eso quieren la mayoría de los que votan alimentando un discurso demagógico comprado sin rubor por las hinchadas. Fueron cuatro partidos en San Mamés los Lunes por la noche, solo cuatro. Hay una forma de evitarlo, volver a Europa. Para ello queda mucho tiempo y demasiadas cosas que mejorar pese a Berizzo y su laudatoria campaña de bienvenida. Ahorremos energías -que diría Urrutia- para lo importante y aparquemos lo accesorio.

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA