Los retos de Berizzo

|

Whatsapp entradas


Apuesta por la cantera. "Me gusta echar mano del filial en cuanto las posibilidades sucedan y las oportunidades sean merecidas". En la tertulia de la semana pasada encontramos versiones radicalmente contrapuestas charlando con periodistas de Vigo y Sevilla, conociendo sus relatos. Tres temporadas y media en la Liga confirman que Berizzo apenas cuenta con la cantera y no será porque Celta y Sevilla no dispongan de suficiente trayectoria promocionando a sus mejores jóvenes talentos con proyección en el fútbol de élite. En una temporada tan exigente en cuanto a resultados y con un calendario disminuido para hipotéticas rotaciones sin la competición europea, cuesta imaginarse un escenario en que Berizzo decidiera jugársela con cachorros tal y como hiciera Ziganda con Núñez o Córdoba. Será clarificador comprobar sobre el terreno a qué se refiere el nuevo técnico rojiblanco con "oportunidades merecidas" y sobre todo si, según sus propias palabras, será factible que las "posibilidades se sucedan". La supuesta renovación en la medular parece pasar por la cartera y la importación mientras que los refuerzos en la vanguardia que pudiera aportar ahora mismo Lezama se intuyen incompatibles con los nuevos y exigentes brios del tuneado discurso oficial.


Estilo de juego. "Me encantaría ver un equipo protagonista, que va por el rival, se instala en campo rival, manda en el partido a través del balón". Si algo aprendimos -algunos- después de dos temporadas de bielsismo fueron las consecuencias de practicar de forma ininterrumpida y con un grupo reducido de valientes aquel "fútbol total" que condenaba a la pubalgia a unos cuantos esforzados. Llegó Valverde y pese a su doble pivote confirmamos que la Liga nos da de comer siempre y cuando reduzcamos al máximo el riesgo de las pérdidas de balón en zonas comprometidas. Aquellas enseñanzas nos colocaron, supuestamente, ante un equipo más compacto, ordenado y riguroso. Con Berizzo, quien sabe si por anhelos de algunos viudos o por realidad futbolística, volveríamos a la casilla de salida. En Sevilla los futbolistas no le compraron la idea, tal y como le ocurrió a Ziganda en Lezama durante toda la temporada pasada. Cabe plantearse si aquella forma de competir no está demasiado estudiada por los rivales. Que se lo pregunten a quienes eliminaron al Athletic de Bielsa en Copa. Laterales que suben mucho, jugadores fuera de posición en marcajes al hombre, un caramelito para rivales con un mínimo de recursos por ejemplo al contragolpe. Al Celta del "Toto" le endosaron en Liga un carrusel de 44, 59 y 69 goles respectivamente en tres campeonatos de Liga, el último Athletic de Bielsa salvó la categoría en la antepenúltima jornada (en la Romareda) y cerró aquella infame campaña con 65 goles encajados. ¿Protagonismo?.


Renovación del vestuario. "Creo que un equipo necesita de gente experimentada, gente con partidos, pero también de la furia y la fuerza con la que los jóvenes lleguen al primer equipo". Su desafío será construir un equipo que no tenga ninguna edad, prometía Berizzo en su presentación. Partiendo de la base de que Valverde, en su temporada sin Europa, apenas hizo debutar en Liga a Guillermo (9 partidos de Liga, 4 de titular) y Albizua (4 partidos de Liga, su mayor aportación saliendo en el minuto 67 en el Calderón), y que los Capa, Ganea y Dani García no parecen llamados a desbancar a los De Marcos, Balenziaga, Beñat y compañía ... la famosa renovación con mano de hierro que exigen unos cuantos aficionados podría quedarse en agua de borrajas. Esos "jóvenes de furia y fuerza" serían los criados por Ziganda: Kepa, Núñez, Yeray y Córdoba. El resto -los experimentados- los de siempre, los contractualmente inamovibles. La exigencia de buenos resultados en la única competición permanente de la temporada alejará, salvo lesiones (muchas), las ilusorias "oportunidades" para quienes tendrán bastante con encontrar acomodo y minutos en algún Segunda (que le pregunten a Villalibre). El "desafío" de Berizzo, y por ende de Urrutia y los jugadores, será recuperar las constantes de un equipo venido a menos antes de Ziganda, anestesiado de supuestos éxitos y carente de acicates estimulantes para volver a ponerse las pilas. ¿Superará Berizzo sus retos?, ¿comprará el vestuario su plan?, ¿habrá elecciones?.

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA