Urrutia cierra el círculo

|

Whatsapp entradas


Casi siete años después Urrutia y el bielsismo cierran un círculo en el Athletic. La llegada de Berizzo confirma la recuperación de la posición de dominancia del director deportivo Amorrortu, y no solo en las fotos más recientes, ese papel en el primer equipo que ya atisbamos tras los penúltimos movimientos sísmicos de Lezama. Después de cinco campañas con dos técnicos de casa, toca repetir con el modelo argentino encarnado en el discípulo aventajado de Marcelo, ese nombre propio al que Urrutia hizo mención a los dos minutos de la rueda de prensa en la que presentaba a Berizzo. Pero el maravilloso mundo de las presentaciones ofrece un repetitivo arsenal de tópicos y "lugares comunes", el último fue que le mentasen a Berizzo tantas veces como para la estenuación al loco de quien trató de desmarcarse relativamente con ciertas dosis de respeto y elegancia. En su día Bielsa optó por el halago expresando “gratitud y responsabilidad”, ponderando el “sentimiento de pertenencia” y su “perfil preponderante” en el Athletic. "Su sentido romántico y señorial me resultaron atractivos", añadía. El toto reconoce que llegar al Athletic es "un reto enorme" por "defender los valores comunes que tenemos". Para Valverde rehacer el equipo en cierta medida lo veía como "un desafío" y para Ziganda "una oportunidad maravillosa".


En las propuestas futbolísticas es donde menos diferencias notables encontramos. Bielsa dijo en su presentación optar claramente por “ el protagonismo a la especulación, el campo rival al propio, la posesión de balón a la recuperación y el reglamento como un recurso para mejorar el juego en vez de para tratar de obtener ventaja”. Valverde adelantó: "quiero que mi equipo intente imponerse al rival, me gusta que mi equipo sea agresivo en ataque y en defensa". Ziganda creía "en equipos que intentan trasmitir. Que la gente sienta que estos tíos van, estos tíos se entregan y esto tíos me representan", "un equipo agresivo, que va, que no especula y que cuando vienen mal dadas aprieta y se junta". Por su parte, Berizzo apuesta por "un equipo dinámico, con ataque imaginario y movimientos, y que cuando no tenga el balón se prepare para quitarlo lo mas rápido posible para volver a atacar". Cuestión de matices. Curioso también que, en la presentación de Ziganda, Urrutia asegurase que "no" hubiese barajado ningún otro nombre como sustituto de Valverde porque "las cosas han ido con bastante normalidad y (en el Athletic) las decisiones son consensuadas y casi por inercia". "Hay un denominador común en todo lo que se hace". Menos mal que tenía a Berizzo en mente hace años. Lo cierto es que, viendo la puesta en práctica de cada cual, cuesta encontrar una línea continuista en sus elecciones de entrenador.


Y luego están las frases célebres que quedarán en la mente y la historia rojiblanca. Valverde y su archirecordado " sabemos el dicho de que segundas partes no son buenas, salvo la de ‘El Padrino" o Ziganda cuando aseguró que "todo lo que no mejora empeora". Ernesto heredaba un Athletic en descomposición: "hay buenos jugadores y un trabajo de Bielsa que intentaremos aprovechar en su justa medida. Pero cada entrenador tiene su filosofía y su toque", similar reivindicación encontramos en Berizzo al hilo de Bielsa. Ziganda recogía el testigo ensalzando al grupo: "el equipo ha puesto el listón muy alto porque tiene nivel, ambición y trabajo por detrás". Los argentinos, entretanto, se empeñaban en demostrar conocimiento: "conozco suficiente al equipo y dispongo de tiempo para conseguir mis objetivos de cara al primer partido", aseguraba Bielsa; en la misma línea que Berizzo: "tengo un conocimiento amplio de la plantilla del primer equipo y del B". Y luego la supuesta apuesta por la cantera y Lezama. Marcelo con "unos 25 jugadores" (luego llegó la AFE) y "tres o cuatro" de la cantera (que nunca vimos), mientras que a Berizzo le "gustan las plantillas de 25 jugadores mas los jóvenes". ¿Objetivos?. El discurso fue variando de "la obligación de ganar", a situar al Athletic en Europa de forma continua, pasando por la mejora de lo anterior, para terminar obviando la clasificación y "devolver una manera de jugar" para sentirse satisfecho a final de temporada. El entrenador del Athletic, el único cargo con responsabilidad sujeto a cambios, caprichos y vaivenes, ¿por qué será?.

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA