Campaña a tres bandas

|

Whatsapp entradas


El discurso oficial. En su última comparecencia ante los medios de comunicación del Martes día 20, el presidente Urrutia respondió lo siguiente a la pregunta sobre la continuidad de Ziganda, todavía con un año más de contrato: "en el fútbol no hay garantías absolutas. Firmas un contrato para cumplirlo, PERO luego se dan situaciones. Firmamos contratos con intención de cumplirlos y siempre damos acompañamiento a los entrenadores. PERO los intereses del Athletic están por encima de personas y de contratos". ¿Qué intereses, Josu?. La ambigüedad en una respuesta tan relevante abrió definitivamente la veda para que toda la familia rojiblanca reaccionase. El amigo, el presidente, el que nunca sale a responder rumores sino a apaciguar las aguas, dejó a su entrenador con el culo al aire. No hubo un atisbo de confianza manifiesta, al contrario, Urrutia reconoció que "es un momento de preocupación y búsqueda de sensaciones, pero creo que no es el peor y no hay que crear alarmismo". No hay mejor forma de reconducir el pánico que no ser tajante con aquel que cumplió, esperó y aceptó en un momento complicado. Éste es el pago unos pocos meses después de su nombramiento. ¿Qué credibilidad le quedaba después de esto a Ziganda delante de prensa y afición?. Ninguna. ¿Ejemplos?.


San Mamés. El Athletic remonta contra el colista Málaga el Domingo día 25 y termina ganando ese tipo de partidos que hace no tanto tiempo se perdían y no pasaba nada. Durante y después del encuentro un sector de la grada canta el "Cuco vete ya". No hubo respuesta del presidente, no hubo declaraciones post-festival de la canción apoyando a Ziganda en su peor momento como entrenador del primer equipo. Silencio. Veda abierta, campaña en apogeo. El cántico llegaba acompañado de un clásico durante los últimos partidos, los silbidos a cualquier movimiento desde el banquillo. Cualquier cambio, cualquier no cambio eran silbados. Daba igual el resultado y la situación del club, el objetivo es derrocar al entrenador a cualquier precio. En su día dijo Bielsa: "San Mamés siempre reconoció los momentos de debilidad de su propio equipo. Te da la mano para que no te ahogues". Pues bien, hace mucho que contra Ziganda la campañita funciona viento en popa, empate, gane o pierda. San Mamés ahoga, ha decidido en un porcentaje suficientemente ruidoso echarle la mano al cuello a quien debe intentar de sacar adelante la temporada, ha resuelto dejarle solo y sin su apoyo. El Athletic, el club, atraviesan un momento de debilidad. Los de la campaña optaron desde Julio por otro clásico: "cuanto peor mejor". Elecciones a la vista. 


Los medios. Y faltaba la tercera pata del banco. El Martes día 27 podíamos leer en el diario DEIA lo siguiente: "con el equipo fuera de peligro en Liga y un calendario denso por delante que incluye Europa League, Josu Urrutia acometerá el relevo del entrenador en junio {...} Lo previsible es que Ziganda agote su primera temporada y no cumpla el segundo año de contrato que rubricó el pasado verano {...} Ziganda no ha podido conducir la nave por la ruta que pretendía seguir ". Sentenciado en Febrero. ¿Quién confirma esto?, ¿quién filtra?, ¿es casualidad la luz de esta publicación apenas una semana después de la rajada de Urrutia?. Repasar la trayectoria de Ziganda, de un tiempo a esta parte, aporta motivos más que suficientes como para nombrarle heredero del Santo Job. ¡Cuánta paciencia!. Aguantar esta campaña lamentable y precocinada desde verano después del tormento y la zancadilla permanente en Lezama mientras el Bilbao Athletic agonizaba cada semana en Segunda y Amorrortu negaba con la cabeza cualquier salvavidas demandado por activa y pasiva. ¿De verdad que esto es propio de amigos, presidente?. Eso sí, para las elecciones sí que tenemos un discurso claro y contundente: "el verano no me parece la mejor fecha electoral y no van a ser en verano. Nos queda un año y no le damos muchas vueltas. No es el mejor momento de hablar de ello ". A Ziganda también le queda otro año, Josu. Es la diferencia entre lo accesorio y lo importante, el primer equipo y la silla. Los intereses y los peros. Torpe y dañina pero efectiva. La campaña continúa.

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA