El viaje de Aketxe

|

Whatsapp entradas


El pasado Viernes se hizo oficial, Ager Aketxe se va del Athletic y deja el fútbol profesional de primer nivel. Su destino: la Liga MLS norteamericana, Toronto. La primera reacción de aquellos que dedican parte de su vida a insultar gravemente a Ziganda en los comentarios a cada publicación del Athletic en redes sociales (ya va siendo hora de emprender acciones legales contra estos agresores verbales) fue echarle el muerto de una decisión que compete principalmente al futbolista. Sin ir muy lejos, cuando decidió rechazar el pasado mes de Noviembre una oferta de renovación del Athletic Club reflejada en unos cuantos medios. ¿Por qué decidió desoirla?, ¿qué espera encontrar en Canadá a parte de un buen sueldo y mucha menos presión?. Tal vez, en esa decisión haya un trasfondo que vaya mucho más allá de lo estrictamente futbolístico, primando aspectos personales fundamentales en el desarrollo de un profesional de élite que ante todo solo es un joven de veinticuatro años. De hecho, ni siquiera ha optado por clubes de primera y segunda división que apostaban seriamente por su incorporación. Aketxe ha tomado una decisión, poner tierra de por medio con un entorno. Cambiar de aires, de rutinas. Ojalá le siente fenomenal.


Repasando la trayectoria del centrocampista bilbaino en el primer equipo del Athletic, sorprende -aunque por desgracia no tanto- que la sarta de palos se la lleve Ziganda cuando su suspuesto gran valedor -Valverde-, quien le subió al primer equipo, fue el primero en dejarle en la estacada y sin minutos. Aketxe debuta en el primer equipo con Valverde, en Septiembre del 2014, frente al Shakhtar en San Mamés, disputando el último cuarto de hora. Esa temporada apenas juega cuatro partidos de titular frente a Alcoyano (en Copa), Real, Córdoba y Villarreal (en Liga). Ninguno completo. Casi siempre desaprovechado en la banda izquierda. ¿Críticas e insultos a Valverde?, ninguno. En la siguiente campaña (2015-16) se divide en dos etapas. Una en el primer equipo, en la que solo juega cinco partidos de titular (tres de ellos en Europa frente a Baku, Zillina y AZ (aquellos en que las rotaciones eran masivas), y otra en Segunda división con el Bilbao Athletic. Todo le iba aparentemente bien, con Ziganda. Aketxe volvía a disfrutar del fútbol sintiéndose protagonista, con Ziganda. Hasta el mes de Mayo. El día dieciocho sale publicada su imputación, acusado de atentar contra la autoridad y de lesiones, y apenas ocho días después se lesiona en los ligamentos de su rodilla en Barakaldo, en un partido contra el Alavés. ¿Casualidad o consecuencia psicosomática?. Sin duda, fue su gran punto de inflexión.


Comienza la temporada 2016-17, todavía con Valverde en el banquillo y sin una sola crítica por haber relegado a Aketxe a un filial con una plantilla sensiblemente inferior a la que subió de Segunda B. El club reacciona bien -tal y como acostumbra con aquellos lesionados de larga duración- y en Octubre amplia su contrato por una temporada más, hasta Junio del 2018. El jugador tarda más de lo previsto en recuperarse y debe volver al quirófano en Diciembre. Ocho meses después recibe el alta. Enero del 2017. El Cádiz es su mejor decisión para recuperarse y coger los minutos que Valverde le seguía negando. ¿Críticas o insultos al entrenador?, ninguna. Pasado Verano, llega Ziganda. En menos de cuatro meses Aketxe participa con el Cuco en doce partidos oficiales, los mismos números -en unos meses- que en su mejor temporada -completa- con Valverde. ¿Críticas e insultos a Ziganda?, a todas horas. La eliminatoria copera contra la Formentera supone un antes y un después para él, para unos cuantos compañeros, y sobre todo para un Ziganda más cuestionado que nunca. Queda la sensación de que el aficionado no siente que treinta y cuatro partidos oficiales hayan sido demasiadas oportunidades para Aketxe, en cambio, otros futbolistas de Lezama que llevan apenas unos pocos partidos más ya son una pesada carga. El Athletic, en Noviembre, seguía contando con Aketxe. ¿Se cansó Ager de luchar en Bilbao?. El tiempo le dará la razón, o no. Ojalá acierte.

EDITORIAL

ÚLTIMO PODCAST

ÚLTIMA ENTREVISTA